6 de julio de 2007

A dos mil quinientos la criatura, señora...

En España (especifico por si algún internauta de más allá de este reino lee esto), a nuestro presidente no se le ha ocurrido otra cosa que anunciar a bombo y platillo en pleno debate sobre el estado de la Nación, que a partir de ese día (martes 3 de julio, creo) dotaría con una subvención a todos los neo natos y adoptados.

La medida, a mi parecer, es insuficiente. Da igual que la propuesta venga de uno u otro partido político (gobierno y oposición han planteado dos promesas muy similares, con apenas 500 € de diferencia en el importe de la ayuda familiar), da igual que se la tache de electoralista (aunque yo la definiría como oportunista), da igual que sea más o menos d
inero; todo el mundo sabe que cuesta mucho dinero criar (ni digamos educar) a un niño.

Las ayudas que puedan dar, si son una sola vez, son pocas. Los políticos, sea cual sea el color que gobierne, deb
erían pensar más bien (y es mi humilde opinión) en mejorar las leyes laborales, crear y potenciar más empleo estable e indefinido, hacer realmente posible la conciliación de la vida laboral con la personal, sin excepciones; aumentar los sueldos y establecer mayores controles para que los empleados disfruten de un salario acorde con el puesto que desempeña; dejar de reformar tanto las leyes de educación y aportar más presupuesto a este ministerio (como hacen los grandes países); las leyes fiscales tendrían que reformarse para que todos nos beneficiemos de los impuestos que se recauden, pero sin hundir a quien apenas puede ahorrar para comprar un coche o hipotecarse durante cuarenta años por 80 m2.

¿No sería ésta mejor ayuda que los 2.500 €? ¿Qué futuro cree usted que les espera a los jóvenes padres que se animen al "folleteo sin control" para tener niños, sin poseer un empleo digno, sin tiempo para estar y educar sus hijos, sin dinero suficiente para vivir...? ¿Qué atenciones y qué calidad de vida daremos a esos retoños que vinieron a dos mil quinientos la criatura, señora?

Dibujo: Forges

No hay comentarios: