11 de julio de 2007

Fui débil y caí

Hace unos días que fumo otra vez. Si me preguntan por qué puede que les responda que no sé exactamente; quizás porque estaba alegre entre la familia y un par de copas de un buen vino blanco siempre hacen las cosas más fáciles.

El verano es mala época para dejar de fumar; hay demasiado tiempo libre. Tampoco es que fume mucho (nunca fumé demasiado, la verdad), pero no estoy orgulloso de ello.

Aveces, antes de encenderme un cigarro miro a mi alrededor... parece que ya no fuma tanta gente como antes. Quizás es que los fumadores no se arrimen demasiado a algunos sitios... no sé.

Yo me fumo un cigarro si se tercia, y si no, pues no.

Sé que volveré a intentarlo.

Volveré a intentarlo.

Algún día.


3 comentarios:

princesabacana dijo...

Ay, hijo, es un asco el tabaquismo. Yo he conseguido fumar tan solo unos tres días por semana, y nunca más de cinco cigarrillos en esos días. Pero cuesta una barbaridad.

Azid Phreak dijo...

Ánimo y tranquilo, que todos hemos caído varias veces. Lo importante como dices es volver a levantarse y seguir intentándolo. Un día, con ganas, lo conseguirás.

Yo he pasado de paquete diario a cero. Eso si, cuando vienen las vacaciones uno o dos paquetes en 15 días caen. Tengo la suerte de no poder fumar en el trabajo y de que mi entorno no es fumador. Creo que estos dos puntos son esenciales a la hora de dejarlo.

Lo dicho, ánimo y tranquilidad, que más se perdió en Cuba.

Un saludo!!

Pablo dijo...

Gracias por vuestros ánimos. No es que fume mucho, pero cuanto menos, mejor.

Yo también tengo un ambiente de trabajo donde no se fuma.

Un saludo.