20 de agosto de 2007

Nos vemos, doctor

A este paso vamos a tener un amplio bagaje de vocabulario científico relacionado con el mundo de la medicina. Y es que parece que se ha puesto de moda el tener en la parrilla televisiva una serie de médicos.

Todo empezó, si se acuerdan ustedes, con ER, la serie traducida al español como Urgencias que comenzó a emitir TVE allá por el 1996. Fue la apuesta del ente público por contenidos de calidad, que compitió en distintos horarios pero que consiguió ganarse muchos adeptos y calar hondo en los corrillos del café. Chicago Hope fue la respuesta, la competencia; una serie que formó parte de la programación de Antena 3 por las mismas fechas y que ha regresado este año (curioso) a la escena televisiva en la carta de ajuste de La Sexta de Emilio Aragón, quien, por cierto, en septiembre de 1995 protragonizaba Médico de Familia, en Telecinco. Aunque la historia no se centraba en un hospital sí que era parte de la ¿trama? de la serie. La serie Farmacia de Guardia (Antena 3, noviembre de 1993) no se cuenta, je, je.

Pero no se me descuiden, por la misma época (año arriba año abajo) se emitieron Doctor en Alaska, en La 2 de TVE, Un médico precoz y La doctora Queen, también en La Primera, las tres con gran aceptación entre el público.

El éxito de Urgencias en nuestro país, hizo que Telecinco decidiera igualar la apuesta y pone, así, en marcha la versión española, con el nombre de Hospital Central, proyecto en donde algunos capítulos "recuerdan" a argumentos del serial que emitía La Primera de Televisión Española. Sin pena y sin gloria, bien para muchos y mal que les pese para otros, esta serie de "médicos a la española" continúa viento en popa, como así lo atestiguan los 4.826.000 personas que siguieron el último capítulo de la duodécima temporada, emitida este año (según datos de Telecinco).

Mientras Canal + podía ser visto en abierto por el común de los mortales, la cadena decidió emitir Scrubs, en 2005, una serie de humor con jóvenes médicos recién saliditos de la facultad en un hospital y ante lo absurdo (a veces la realidad puede ser así).

En enero de 2006, Cuatro estrena House, quien vino a polarizar la audiencia: o te gusta o no te gusta. La serie, (cuyo esquema por capítulo es: pasa algo, me coloco de Vicodina, insulto, no se sabe qué es, consulta, otro "jalichazo" de Vicodina, insulto, Vicodina, el paciente casi muere, insulto, Vicodina, consulta, Vicodina, se me ocurre la solución porque soy genial) se está llevando el gato al agua en los últimos meses, sin menospreciar otra producción, como la de Anatomía de Grey (en España desde 2005 y emitida por Cuatro y la Fox), más centrada en la vida de los médicos que en la medicina.

M.I.R. (Telecinco, 2007), una serie española parecida a Anatomía de Grey que ha pasado de puntillas por nuestras pantallas, y Bodies (afamado serial de la BBC que emite La Sexta, 2007) eran las últimas en incorporarse a este batiburrillo de médicos on TV, hasta que apareció Antena 3 (que estaba mucho tiempo calladita) y nos sorprende hoy, 20 de agosto, con C.L.A.-No somos ángeles, donde al parecer las voces cantantes de esta historia las llevan las enfermeras (¡claro que sí!) con repertorios de drama, romances y algo de humor.

No sé ustedes, pero a mí la televisión me parece más
un monográfico de un congreso de medicina que otra cosa. Y, por supuesto, por si éramos pocos: C.S.I., en cualquiera de su tres tonalidades (Las Vegas, Miami o Nueva York), desde Telecinco y Bones, emitida por la última de las cadenas de televisión generalistas nacidas en nuestro país, La Sexta, generando competencia a la ya saturada parrilla médico-televisiva, dándonos sobradas lecciones de anatomía.

En fin, si de series de médicos se trata, desde luego las hay para todos los gustos.

No hay comentarios: