23 de agosto de 2007

¡Parad de rezar, por Dios!

Je, je, je.

Imagino que será algo así lo que habrá dicho el Arzobispo de Manila (Islas Filipinas), cuando pidió a sus feligreses que suspendieran las oraciones para rogar por el final de la sequía. Y parece que los rezos fueron atendidos con porque hasta ahora les ha llovido dos tormentas y un tifón (según el Periódico.com. Y lo que les queda.

¡Hala! ¿Querías té? ¡Pues toma dos tazas!

No he podido evitar pensar, de pronto, en la danza de la lluvia que ejecutaban los indios norteamericanos y a continu
ación me he dicho: ¡Vaya, pues no hemos avanzado nada!

En fin, es que hay cosas a las que todavía no le hemos pillado el truquillo y echamos mano de lo tradicional, por si colara. Pero no se preocupen ustedes, que mientras jodemos el planeta sacaremos tiempo para buscar soluciones.


En Murcia también tenemos nuestras tradiciones y se saca a la Virgen de La Fuensanta para pedir lluvias. De todos es sabido que la Región de Murcia está pasando una mala época de sequía que amenaza no solo con minar el sector primario de la Comunidad, si no de ser clave para la progresiva desertificación.

Y a pesar de que los científicos están en ello, lo de fabricar lluvia, yo propongo invitar unos meses a este Arzobispo, para ver si nos hace un apaño y nos enseña a pedir lluvia al Cielo.

4 comentarios:

Priscila dijo...

Mucha gente dice que la fe mueve montañas y este creo que puede ser un claro ejemplo ¿verdad?
En Valencia ocurre algo parecido; dicen que para que no llueva el día de tu boda la novia debe llevar al convento de Santa Clara una docena de huevos. Y digo yo, ¿ qué tendrán que ver los huevos con que haga sol o llueva? pero mira, el conevnto está a tope de jovencitas que van con toda la ilusión del mundo a depositar su confianza en la tal Clara.

Personalmente ni creo ni dejo de creer, no se, soy un poco escéptica en estos temas pero conozco a gente que confía de todas todas en estas historias, cosa que respeto totalmente.

Tarquin Winot dijo...

Si estas batallitas le arreglan el día a una persona, no seré yo el que le quite la ilusión, pero no dejar ser una cuestión de confianza irracional (fé, en definitiva), un efecto placebo cuya fuerza, en ocasiones, no se basa sino en una cadena de casualidades.

No conocía la historia de los huevos. Cada día se aprende algo.

lucy liu dijo...

Pues lo de la tradición de los huevos a santa Clara debe estar muy extendida. Porque también en mi tierra (cantabria), eso está muy arraigado. La verdad es que no sé si dará resultado porque no he tenido la ocasión de probarlo. Pero ya se sabe hay medio costumbres/supersticiones que la gente las seguimos haciendo

Pablo dijo...

Las tradiciones son parte de nuestra historia, debemos protegerlas contra las influencias extranjeras.

Lo más seguro, lo de los huevos nació como un regalo que le hacían las novias a las monjas a cambio de que éstas rezaran a Santa Clara para que intercediera en la oraciones por el nuevo matrimonio. Por otro lado, ya me imagino los resultados de colesterol de las pobres monjitas, ¡por las nubes!

Lo mismo hasta lo utilizan para hacer repostería... mmm. La verdad es que es la primera vez que oigo esto de los huevos.