22 de septiembre de 2007

¿Cómo se llama?

Imagínense que un conocido o conocida de ustedes (realmente da igual) le presentan a otra persona y al citar su nombre usted escucha sorprendido: Fulano este Batman. Batman este es Fulano.

Lo primero que pensaría es que le están tomando el pelo. ¿Cómo? ¿Que se llama Batman? Por su puesto que sí. En realidad, la aparición de nombres de personajes o sencillamente nombres famosos (da igual de qué) hace furor en algunos países (en unos más que en otros).

De todos es sabido el gusto de los guionistas sudamericanos por los nombres compuestos, retorcidamente difíciles de recordar aprendidos unos cuantos, para sus personajes de telenovela. Es normal escuchar por las calles de Ecuador, Colombia o Venezuela nombres como Allison Nicolle, Rosaura Isabel, Víctor Hugo Ronaldo u Octavio Ernesto Washington. Pero ahora la cosa se radicaliza y la gente (no se sabe bien si por ignoriancia, incultura, porque les suena bien o por todo junto) les pone a sus bebés nombres como Superman, Batman, Leomar, Mileidy, Apolo Tres, Audio, Maolenin, Hengelberth, Kennedy, John Wayne o Hitler, como está pasando en Venezuela. De hecho, el gobierno de Chávez, intenta sacar una Ley de Registro Civil para que los niños "no sufran humillaciones en el colegio por tener nombres raros, compuestos o de difícil pronunciación", según informaba el gratuito 20 minutos hace unas semanas. "Asimismo, también estarán prohibidos los nombres que induzcan a confusión sobre el sexo de la persona."

El caso venezolano no es único en el planeta (¡Dios mío, cómo está el mundo!). El mes pasado nos desayunábamos una noticia sobre un matrimonio chino que pretendía llamar a su retoño "@", que significa, al parecer, en chino "lo queremos".

Los neozelandeses también tienen su particular caso materializado en un pareja que quiso registrar a su hijo (pobre hijo) con el nombre de 4Real (traducido como DVerdad), según el rotativo 20 minutos. Como no lo consiguieron decidieron ponerle como protesta Superman. Ahora, digo yo, ¿qué culpa tiene el crío de tener unos padres así para que se le castigue hasta la mayoría de edad con un nombre como ese? (digo mayoría de edad porque éste seguro que se lo cambia después de apagar las dieciocho velas).

Pero los europeos tampoco nos quedamos atrás. Algún "colgao" decidió en noviembre del
pasado 2006 añadir a su nombre los títulos de las películas del célebre espía James Bond. Y he aquí que, David Fearn, ahora se llama (sí, cojan aire) David Fearn 'James Dr No From Russia With Love Goldfinger Thunderball You Only Live Twice On Her Majesty's Secret Service Diamonds Are Forever Live And Let Die The Man With The Golden Gun The Spy Who Loved Me Moonraker For Your Eyes Only Octopussy A View To A Kill The Living Daylights Licence To Kill Golden Eye Tomorrow Never Dies The World Is Not Enough Die Another Day Casino Royale Bond'. Francamente, me lo imagino escuchando su nombramiento cinco veces en una oposición. Menos mal que los británicos no tienen DNI.

La última sorpresa nos la ha dado una pareja mejicana que llaman a su hijo Yahoo, y todo porque sus padres se conocieron a través de este famosos buscador de internet. En la misma ciudad, otros padres, declarados ecologistas, llamaron a su hijo Árbol.

En España tenemos nuestro particular caso con Huerta del Rey (Burgos), donde muchos de sus habitantes tienen los nombres más raros del santoral.

Si ustedes tienen tiempo y les pica la curiosidad sobre cuáles son los cien nombres más populares entre los españoles pueden hacer clic en estos enlaces para los varones y para las mujeres.

3 comentarios:

Tarquin Winot dijo...

Ahora que el afan recaudador de las Administraciones es tan desmesurado, deberían aprovechar y crear una tasa de, digamos, 60.000 euros para todos aquellos padres que decidan pulverizar la infancia de sus hijos con nombres como los que mencionas. El que quiera hacer el capullo, que lo pague.

Como siempre, genial y original tu entrada.

Saludos

Pablo dijo...

Muchas gracias por todo. Saludos a ti también.

Anónimo dijo...

Yo tuve una novia que se llama EUSTAQUIA. Vale, es un nombre tradicional antiguo, sí, pero no sé qué es más humillante, si llamarse Batman o llamarse Eustaquia.

Ella se hacía llamar EUS. Mi madre creía que se llamaba ZEUS, como el dios ese de los griegos, ese de "no me toques los huevos o te meto un rayo por el culo" (cita de La Jungla 3)

Bueno, pues eso.