22 de octubre de 2007

Antes que educar hay que socializar

Tengo muchos amigos que trabajan en el mundo de la educación y todos me cuentan, de vez en cuando, alguna anécdota (por llamarlo de alguna manera) sobre los incidentes que viven en clase. Los profesores de Educación Secundaria, la famosa E.S.O., saben muy bien a lo que me refiero: chavales que pasan de clase olímpicamente, que interrumpen constantemente, que se enchufan el mp3, trajinan con el móvil o te boicotean la clase. El problema no es sólo de la secundaria, en Educación Primaria también hay casos, menos, debido a las edades tempranas.

Parece, por tanto, que los docentes están llamados a realizar una función que hasta ahora era exclusiva de la familia: socializar. Entendamos por socializar promover en los individuos las condiciones sociales necesarias para favorecer su desarrollo integral; en definitiva, ayudarles a ser persona. Hasta hace muy pocos años, esta labor la venía desarrollando de manera natural la familia y los niños llegaban al colegio más o menos como llegan ahora, pero sabiendo estar, siendo educados, conociendo muy bien dónde está el límite, respetando, socializados. Ahora, antes de poder dar un temario hay que socializar: enseñar a pedir las cosas por favor, a no interrumpir, a hablar cuando sea necesario, a no molestar constantemente, a que cuando se llega a clase hay que preparase para ésta sin esperar a que el maestro o profesor tenga que decirte hasta que pongas la fecha, si me apuran un poco.

El problema del que les hablo es un problema serio, el cual no conviene banalizar, porque nos podemos sorprender luego de reacciones como la del personaje de 21 años que ha sido detenido en Barcelona por agredir a una chavala de tan solo 16 en el metro. Este tipo de acciones tan despreciables nos ha de servir para comprender que en cierta medida Occidente está obligado a reflexionar profundamente sobre el modelo actual sociedad, sobre las leyes que la mueven. Porque si permitimos que descerebrados sacudan mamporros mientras hablan por el móvil sin ton ni son, si agachamos la cabeza o miramos a otro lado cada vez que alguien es insultado, acosado y agredido en el metro, en la calle, o en cualquier lugar; si no reaccionamos con la educación, con la socialización ante tan peligroso monstruo acabaremos viendo en los telediarios como manadas de sociópatas y de niños consentidos y egocéntricos minan las bases sobre las cuales hemos edificado nuestra cultura.

Hablando con una persona que ha desarrollado un cargo público
importante durante unos años le planteé que quizás la solución estaría en modificar un conjunto de leyes (leyes de educación, laborales, seguridad social...) que permitan la auténtica reconciliación de la vida laboral con la vida familiar para que las familias puedan ejercer de familias. Aunque estaría bien, este compañero me dijo: "¿Sabes como se le llama a eso? Ilusión jurídica". Básicamente me vino a decir que estamos enganchados a una bola que ha empezado a rodar y que ya no podemos parar. A lo sumo podríamos cambiar la dirección, el rumbo.

Aunque comprendo su opinión, no dejo de pensar en que un día, a alguien se le ocurrirá la solución, y entonces dejará de ser una ilusión para convertirse en una realidad.

15 de octubre de 2007

Zapatero quiere que todos los niños vean a Al Gore

Coincidiendo con el Día de Acción en el Blog, y animándome más al conocer la noticia, me gustaría compartir con ustedes la curiosa iniciativa que parece ahora más posible que nunca. Se trata de la intención del Presidente del Gobierno español de regalar a todos los centros educativos de nuestro país un ejemplar del documental "Una verdad incómoda" (según informó esta mañana la Cadena SER) en el que se involucró Al Gore, el ahora Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2007 y Premio Nobel de la Paz 2007. En él, el ex-vicepresidente norteamericano consiguió plasmar una campaña educativa sobre el calentamiento global que más tarde sería editado por la Paramount Home Entertaiment.

El documental muestra las devastadoras consecuencias del calentamiento global producido por las emisiones de CO2, la destrucción de los bosques, la contaminación de las aguas y la sobreexplotación de los recursos naturales con las que el ser humano se empeña en continuar a pesar de las advertencias y de las evidentes señales que la naturaleza nos hace de forma desesperada.

Pero desde luego, si hay algo por lo que me parece una buena iniciativa la de regalar un ejemplar a cada centro (algo que no se hizo antes por problemas en la negociación con la productora) es que en este documental se hace una exposición de las razones que justifican la lucha de Al Gore por la concienciación de las personas y la concreción de medidas a tomar para contener el cambio climático. Al Gore dice:
"Cada uno de nosotros es una causa del calentamiento global, pero, a la vez, cada uno de nosotros puede convertirse en parte de la solución."
Es increíble que los estadounidenses eligieran a Bush antes que a este tipo. Al menos podemos decir que el resto del mundo hemos salido ganando. Así que, espero que la medida resulte efectiva.

13 de octubre de 2007

¡¡¿Y hoy qué pongo?!! Versión 1.0

Como los periódicos, que renuevan su imagen de vez en cuando, ¡¡¿Y hoy qué pongo?!! también quiere actualizarse.

Los primeros días, acabado ya el verano, sirven a todo el mundo como un ensayo de propósitos que se hacen en Año Nuevo: unos se apuntan al gimnasio, avergonzados por los cuerpos esculturales que vieron en las playas de Ibiza (también sirve La Manga, que para el caso es lo mismo), otros deciden que van a organizarse mejor, que no le va a pillar el toro en los exámenes de diciembre, que terminarán un coleccionable que empezaron, que iniciarán un curso de idiomas... En fin, todo eso que luego nos volvemos a repetir en enero (por eso los coleccionables salen también en esas fechas y los gimnasios relanzan sus ofertas de "operación bikini").

Yo he querido hacer algo parecido con la imagen de este humilde blog (poco leído, lo sé, ¡ellos se lo pierden!), con la intención de empezar una "renovatio" que marque la línea durante este curso. Espero que guste.

12 de octubre de 2007

Telefónica: siempre jodiendo

El título es el eslogan que acuñaba un sketch de los inolvidables Martes y Trece, aquellos humoristas que llenaron de risas nuestras casas, especialmente en los programas especiales de Nochevieja de los 80. En la escena, aparecía un primer plano de una señora con chaqueta al hombro, gozando de un espléndido orgasmo mientras escuchaba los tonos de "comunicando" (¿se acuerdan de ellos?). Después tan inusitada situación surgía la voz en off: "Telefónica, siempre jodiendo".

Me acuerdo mucho de este número de humor, sobretodo cada vez que a la multinacional de las telecomunicaciones españolas le da por subir el coste de las llamadas. España es uno de los países con los costes de telefonía más caros de Europa (de hecho es el más caro). Los costes de las llamadas a través del teléfono móvil o la conexión a internet mediante una línea ADSL o básica han sido duramente criticados desde Bruselas, quien advierte a nuestro país de posible sanciones.

No obstante, el diario digital Cinco Días.com, publicó el pasado día 4 de octubre una noticia en la que se informaba de la intención de la compañía de telecomunicaciones española de cambiar las tarifas de sus servicios subiendo (y cito textualmente):
"...un 2,7% el alquiler y mantenimiento de terminales, las tarifas metropolitanas, provinciales e interprovinciales, los 902 (nivel 1) y la conexión de banda estrecha a Internet. La cuota de abono mensual de la línea individual sube un 2% y quedará establecida en 13,974 euros más el IVA."
Por suerte, los clientes que disfrutan de planes de descuentos, Dúos y Tríos, no se verán afectados por esta subida.

Aún así, en cuanto venga la nueva factura, a más de uno le tocará de nuevo escuchar a su padre, madre, mujer o marido, novia o novio aquella amenaza de que mañana corta el teléfono, que esto no puede seguir así, etc, etc. Un ritual que acompaña a la llegada de la facturita en cuestión, que se repite en todos los hogares de España y que va ligada a la revisión obligatoria de los números de teléfono marcados y su coste; así como de la búsqueda de la llamada más cara, la más larga y el interrogatorio al más puro estilo de Brigada Central para descubrir al culpable de tan abultada factura.

Lamentablemente, queramos o no, a esto siempre contribuimos todos.



2 de octubre de 2007

Sin casco y a lo loco

Recuerdo aquella vez en que se hizo obligatorio el uso del casco en las motocicletas y ciclomotores. Fue en una reforma del Código de circulación que introdujo muchas novedades entorno a la seguridad del conductor y que trajo de cabeza a más de uno.

En mi pueblo de repente hubo una avalancha de gente con cascos "quitamultas" y a la gente le entró la paranoia del uso del cinturón de seguridad porque la multa era considerable.

Ha llovido mucho desde entonces y las nuevas generaciones de conductores de vehículos de 4 ruedas lo tienen más que asumido: sin cinturón de seguridad parece que te falta algo.

Sin embargo, las modas han dado pie a una relajación en la seguridad en los ciclomotores. Son los chavales y chavalas actuales, que circulan con las famosas scooters por nuestras calles, los que, curiosamente, no usan casco. Llegar bien peinado (luciendo estilo) al instituto o al centro de reunión es más importante que llegar. Les pongo un simple ejemplo. Hace unos días tuve que aparcar lejos de casa para coger unas cosas. En mi calle hay un espacio reservado para carga y descarga. Justo ahí estacionó un chaval. Le preguntó a la señorita policía si podría dejar unos minutos la moto porque se quería hacer unas fotos de carnet. La agente no puso pegas. Al cabo de un par de minutos, más o menos, este chaval volvió y tras saludar a la policía, se montó en su moto y se fue. Se fue sin casco. Y mientras lo hacía hablaba tranquilamente con la agente. Existe, por tanto, una relajación generalizada.

Las autoridades tampoco hacen mucho. De todos es sabido las incansables peticiones de los motoristas (los buenos motoristas) de que se instalen protecciones en los quitamiedos de nuestras autovías o se instalen nuevos modelos que no actúen como cuchillas. Sin embargo, lo mismo te ponen protección en unos tramos que al instalar nuevos en otros no se preocupan de hacerlo.

Para colmo, nos podemos encontrar con noticias como la que daba hoy el diario 20 minutos.es:
"Este año ya han muerto en accidentes de tráfico 22 motoristas más que en todo 2006"
El ministro Alfredo Pérez Rubalcaba ha anunciado hoy que el Ministerio del Interior va a poner en marcha un plan con 70 medidas para reducir la siniestralidad en las carreteras, entre ellas el cambio de los guardarraíles mencionados y tan temidos por los motoristas para 2009.


Está claro que la Administración ha de hacer un esfuerzo importante en infraestruccturas, pero es responsabilidad de todos que todos respeten las normas, por seguridad, por tú seguridad; para que el día de mañana tu hijo, tu sobrino, tu amigo, tu hermano no muera en la carretera por ir sin casco y a lo loco.