12 de octubre de 2007

Telefónica: siempre jodiendo

El título es el eslogan que acuñaba un sketch de los inolvidables Martes y Trece, aquellos humoristas que llenaron de risas nuestras casas, especialmente en los programas especiales de Nochevieja de los 80. En la escena, aparecía un primer plano de una señora con chaqueta al hombro, gozando de un espléndido orgasmo mientras escuchaba los tonos de "comunicando" (¿se acuerdan de ellos?). Después tan inusitada situación surgía la voz en off: "Telefónica, siempre jodiendo".

Me acuerdo mucho de este número de humor, sobretodo cada vez que a la multinacional de las telecomunicaciones españolas le da por subir el coste de las llamadas. España es uno de los países con los costes de telefonía más caros de Europa (de hecho es el más caro). Los costes de las llamadas a través del teléfono móvil o la conexión a internet mediante una línea ADSL o básica han sido duramente criticados desde Bruselas, quien advierte a nuestro país de posible sanciones.

No obstante, el diario digital Cinco Días.com, publicó el pasado día 4 de octubre una noticia en la que se informaba de la intención de la compañía de telecomunicaciones española de cambiar las tarifas de sus servicios subiendo (y cito textualmente):
"...un 2,7% el alquiler y mantenimiento de terminales, las tarifas metropolitanas, provinciales e interprovinciales, los 902 (nivel 1) y la conexión de banda estrecha a Internet. La cuota de abono mensual de la línea individual sube un 2% y quedará establecida en 13,974 euros más el IVA."
Por suerte, los clientes que disfrutan de planes de descuentos, Dúos y Tríos, no se verán afectados por esta subida.

Aún así, en cuanto venga la nueva factura, a más de uno le tocará de nuevo escuchar a su padre, madre, mujer o marido, novia o novio aquella amenaza de que mañana corta el teléfono, que esto no puede seguir así, etc, etc. Un ritual que acompaña a la llegada de la facturita en cuestión, que se repite en todos los hogares de España y que va ligada a la revisión obligatoria de los números de teléfono marcados y su coste; así como de la búsqueda de la llamada más cara, la más larga y el interrogatorio al más puro estilo de Brigada Central para descubrir al culpable de tan abultada factura.

Lamentablemente, queramos o no, a esto siempre contribuimos todos.



No hay comentarios: