31 de diciembre de 2007

Ocho consejos para llamar en Nochevieja

Diario 20 minutos.es

EFE. 28.12.2007 - 22:10h
  • Para evitar el ya tradicional colapso de la red.
  • Entre ellos, llamar antes de las 00.00 horas o esperar a partir de las 02.00 horas para aquellos más pacientes.

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio ha recomendado adelantarse a las doce campanadas para realizar las tradicionales llamadas de felicitación del nuevo año con el objetivo de evitar el ya también tradicional colapso de la red a partir de la medianoche del 31 de diciembre.

Incluso, el departamento que dirige Joan Clos insta a recurrir a los extendidos mensajes de texto o correos electrónicos para mejorar la disponibilidad del sistema de telecomunicaciones y, en caso de no poder recurrir a los mismos, acortar el tiempo de la llamada. Debido al elevado número de llamadas telefónicas, tanto desde redes fijas como móviles, que es habitual durante el último día del año, la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (Setsi) ha decidido proponer ocho recomendaciones para evitar que las redes se saturen.

  • Llamar antes de las 00.00 horas.
  • Esperar a partir de las 02.00 horas para aquellos más pacientes.
  • Reducir la duración de las llamadas.
  • Espaciar los intentos de llamadas fallidas en un plazo razonable de tiempo.
  • Enviar mensajes de texto con antelación suficiente.
  • Preestablecer los mensajes de texto con hora de entrega diferida.
  • Felicitar por correo electrónico o mandar mensajes a móviles de Internet.
  • En el caso de las llamadas internacionales, y dada la diferencia horaria, la Setsi recomienda ajustarse al horario de cambio de año del país de destino.
¡FELIZ AÑO NUEVO!

24 de diciembre de 2007

Feliz Navidad

Queridísimos lectores, amigas y amigos todos:

Quisiera desearos a todos una Feliz Navidad y un Próspero Año Nuevo 2008 lleno de alegrías personales y profesionales. Deseo, también, que el Espíritu de la Navidad llene de paz y amor vuestras vidas, vuestros hogares, vuestros lugares de trabajo, vuestras reuniones, vuestros momentos de ocio.

Mucha felicidad para esta Navidad y buena suerte para el 2008.

Pablo








Foto: Pablo

15 de diciembre de 2007

Pasodoble al panocho

Saben ustedes, y si no lo saben se lo digo yo, que el panocho es un dialecto del castellano que se hablaba en la Región de Murcia, aunque no en toda ella. Digo se hablaba porque con la llegada de la escolarización obligatoria y la universalización de la cultura éste, curiosamente, ha ido desapareciendo. En la actualidad es imposible encontrar a nadie que hable panocho como lo hacían nuestros abuelos; más bien se puede escuchar en los encuentros y recitales diversos sobre folclore que hay en la Región de Murcia.

Realmente la palabra "panocho" es un vocablo despectivo hacia el murciano como dialecto; un dialecto resultado de la mezcla entre el catalán, el aragonés, el castellano y la lengua mozárabe, con unas características muy singulares como no pronunciar la consonante "s" y sustituirla alargando la vocal final, utilizar el sufijo -ico al final de algunas palabras (el sufijo -ico siempre se ha utilizado para definir algo pequeño o de forma cariñosa), la contracción de artículos o preposiciones, cambio en la acentuación de determinadas palabras, la tendencia a utilizar palabras compuestas...

El panocho, por tanto, ha desaparecido como tal, pero consiguiéndose la integración de los restos de este dialecto en el vocabulario y características léxicas y gramaticales de los murcianos de hoy día. Murcianos que han pasado por una fase muy larga en la que predominaba un complejo por su forma de hablar que podría tachar de cateto (con respeto a los catetos) al más culto. El redescubrimiento de Murcia por el resto del país y la experiencia de quienes nos visitan año tras año están cambiando el concepto que se tenía de nuestra Comunidad y de su gente.

Hoy he recibido un e-mail de una persona que quería compartir con su lista de correo un vídeo (muy comentado en You Tube) de una chirigota de Molina de Segura (Murcia) que precisamente cantaba un pasodoble al panocho. Sírvanse de visionarlo y si son murcianos, seguro que saldrá de ustedes alguna que otra carcajada.

Por cierto, si quieren disfrutar del panocho tratado de forma culta busquen Aires murcianos, del archenero Vicente Medina.

7 de diciembre de 2007

Quéjese... cantando

Navegando por internet (sí, aprovechando el puente) me he encontrado con una iniciativa que bien podría funcionar en España, con todo lo que hay que decir. Así que si algún compositor y/o director de coro se anima, que me llame.


Fiasco en la Plaza de la Universidad

El pasado día 5 de diciembre del presente año, salía publicada una noticia en el diario La Verdad en donde se hacía referencia a la nueva imagen de la Plaza de la Universidad y a las reformas llevadas a cabo en la misma.

Lamentablemente yo no estoy aquí para alabar esta reforma porque precisamente en ella se ha instalado una pérgola, absurda y ridícula, que viene a obstaculizar la visual de la fachada de la Facultad de Letras, el edificio insignia de la Universidad de Murcia, sito en el Campus de La Merced.

La citada "cagada" con césped artificial en su terraza (¿para qué?) describe un semicírculo frente a la fachada del histórico edificio universitario (como se puede observar en el plano recogido de una antigua noticia del digital 20 minutos y en la fotografía aparecida en La Verdad), justo donde la contemplación de la fachada es más cómoda y se puede obtener la mejor panorámica de la misma.

La erección de este singular elemento arquitectónico (obra del arquitecto Abelardo Yáñez) no ha hecho más que desatar las protestas y el descontento de vecinos de la ciudad ante el resultado final de las obras.

En fin, desde aquí animo a todos los estudiantes de arquitectura que se dejen de tonterías y se empapen bien de las revistas de arquitectura y arte antes de hacer una birria como esta que demuestra el poco gusto del arquitecto, el poco sentido común del mismo y lo molestos que pueden llegar a ser algunos políticos que dan luz verde a proyectos pagados con dinero público y que no cumplen las expectativas de los ciudadanos que se sienten decepcionados al descubrir que han financiado con sus impuestos la construcción de una plaza sin bancos ni plantas y una pérgola estúpida con césped artificial en su terraza (¿pero para qué quieren césped artificial en su terraza si no se ve desde el suelo?).