19 de febrero de 2008

"Quiero mi Cuba libre"

Fidel Castro ha anunciado que no accederá a ser de nuevo presidente de Cuba, y la comunidad internacional ha dado muestras de complacencia y deseos de que por fin en la isla cubana se instaure una democracia que lleve la estabilidad política, económica y social.

El comunismo implantado a golpe de retórica (mucha retórica) y fusil ha mermado las libertades y la calidad de vida de los cubanos que han nacido, crecido y muerto bajo un yugo que les ha imposibilitado la plena realización como pueblo, como país. Cuba sufre en estos momentos carencias graves en todo lo referente a la vivienda, la alimentación o el acceso a una vivienda digna, aspectos básicos en la vida de un ciudadano, sin olvidarnos de la grave situación económica producida por el embargo de Estados Unidos.

La educación y la sanidad también están cuestionadas en tanto en cuanto una persona en la isla (menos Fidel Castro) puede sufrir la escasez de medios y recursos humanos para ser atendidas sus necesidades en cuestión de salud, como por ejemplo se relata en el artículo titulado "Las mentiras sobre la sanidad cubana", publicado por Mundo Digital.com en agosto de 2007. Las leyes educativas impuestas por el régimen castrista han cumplido claramente con sus objetivos (entendamos que en principio sacar del analfabetismos al pequeño porcentaje de población que la sufría y abastecerse de profesionales para todos los ámbitos de la vida), mas a su manera, actuando como un adiestramiento más que como educación. Para muestra, un botón, o mejor, un par de vídeos que muestran un pequeño ejemplo de un día en una escuela cubana. Juzguen ustedes mismos.





Ojalá que dentro de unos años podamos ver y hablar de una Cuba libre, democrática, en donde sus habitantes tengan auténtica autonomía de pensamiento y puedan hacer con su vida lo que quieran, y no lo que "el partido" dicte para ellos.

Mucho ánimo.

No hay comentarios: