16 de marzo de 2008

Nuevos pecados ante la tercera secularización

Extraído de La Opinión de Murcia

La sociedad española que ha conocido los nuevos pecados según la Iglesia, vive cada vez más alejada de ella.


ANA SALAMANCA - Agencia EFE


Asistimos a una tercera oleada de secularización, en la que la mitad de los jóvenes se definen como ateos, agnósticos o indiferentes, no se casan y no creen en
el cielo, el infierno o el pecado.

En torno a un 20% de la población sigue el magisterio de la Iglesia, fundamentalmente mayores. Los pecados de los que habla el Vaticano -contra la manipulación genética y el medio ambiente, las drogas, acumular riqueza...- tienen más sentido entre los jóvenes, pero "la sociedad no piensa en términos de pecado, y la juventud menos". "Está bien que lo diga, aunque a casi nadie le importa", asegura el catedrático de Sociología Alfonso Pérez-Agote.

En las últimas décadas, la secularización no ha dejado de avanzar en España. En opinión de Pérez-Agote, asistimos a una "tercera oleada", en la que por primera vez, entre los jóvenes, hay un trasvase de católicos practicantes y no practicantes a posiciones más alejadas de la religión: los indiferentes y agnósticos, y más aún los ateos, crecen de forma importante.

En una década, entre 1994 y 2005, los jóvenes católicos practicantes han pasado de un 18% a un 10%. Los no practicantes del 59% al 39%. Simultáneamente, los ateos, indiferentes y agnósticos han pasado del 22 al 46 por ciento, según datos de la Fundación Santa María.

El desplazamiento a posiciones de ateísmo es más acusado en el País Vasco, Cataluña y Madrid, mientras que en Andalucía, Comunidad Valenciana, Castilla-León y Galicia, son mayoría los jóvenes que se autodefinen como "no practicantes".

En un análisis de "Las tres oleadas de secularización de las conciencias", que publicarán próximamente el CIS y la Universidad Complutense, el sociólogo explica el proceso: La primera, hasta la Guerra Civil, fue virulenta, de un anticlericalismo radical.

En la segunda, entre los años 60 y 80, la característica fue el desinterés, la gente deja de ir a la iglesia y no hace caso de sus opiniones en política o sexo. España pasa de ser un país de religión católica a un país de cultura católica.

En este caldo, en el que han crecido las nuevas generaciones, la "tercera oleada", alerta el catedrático de Sociología, "puede llevar a una pérdida no solo de la religión, sino también de la cultura católica".

Pero ¿son los nuevos ateos como los viejos ateos? En absoluto.

"El ateísmo de los mayores es duro, activo, militante, de enfrentamiento, de queja frente a la Iglesia" -explica a Efe Pérez-Agote-. En los jóvenes, "acostumbrados a vivir en un medio variopinto, es una posición más suave, pluralista, tolerante".


LEJOS DE LA IGLESIA

El 94% de los españoles está bautizado pero, según el barómetro del CIS de 2007, sólo el 77% se declaraba católico, el 15,8% acudía a misa casi todos los domingos y más de la mitad casi nunca. La gran mayoría visita los templos exclusivamente para celebraciones y funerales, y cada vez menos.

En pocos años, las parejas pasan por la vicaría casi en el mismo porcentaje que los que optan por ceremonias civiles.

Pese al aumento de la población, el número de matrimonios en general permanece estancado desde hace 25 años -211.818 en 2006- y las uniones civiles suponen ya el 44,2% del total, casi el doble que en 2000, según el INE.

El matrimonio, explica el sociólogo, sirvió en principio como legitimación de las relaciones sexuales y décadas después de los hijos. Ahora ni siquiera eso. Uno de cada cuatro nace fuera del matrimonio.

Se mantiene la tradición del bautismo, que reciben tres de cada cuatro españoles, aunque no es un deber: el 46% lo hace por costumbre.

En cuanto a los rituales en torno a la muerte, los mayores prefieren el entierro y los más jóvenes la incineración. Las cremaciones suponen ya un tercio del total y a un 20% "le da igual".

También son menos los contribuyentes que marcan la cruz en la casilla de la Iglesia, un 33,6%, frente al 45,02% que optó por destinarlo a "otros fines sociales" en 2005.

Pero si los sacramentos se mantienen en mayor o menor medida, la gran mayoría de los católicos no parece seguir las directrices de la Iglesia en comportamientos políticos, económicos, profesionales o sexuales. La advertencia sobre los "pecados sociales" llega tarde.

La sociedad, opina Pérez-Agote, tiene una conciencia medioambiental en la cual la Iglesia no ha influido nunca, una conciencia progresiva en las generaciones jóvenes "que no se van a plantear si es bueno porque vaya o no contra Dios, sino por el futuro de sus hijos".

Y por otro lado, "¿quien va a hacer caso a un anuncio desde el Vaticano, ejemplo de ostentación y lujo, de que no hay que hacerse rico?", se pregunta el sociólogo.

Ha habido "mucha lucha histórica para que las cosas dejaran de ser pecado para que empezaran a ser delito y que, en vez de ser perseguidas por los curas y la Inquisición, sean perseguidas por la Policía y los Tribunales", afirma.


LA IGLESIA NO APRUEBA

La Iglesia, según un estudio de la Fundación BBVA de 2007, genera como institución un nivel de confianza medio-bajo, con un 4,4 no aprueba en una escala de uno a diez puntos.

Y los sacerdotes y religiosos -que son cada vez menos- con un 4,2, están por encima de los políticos, pero por debajo de médicos, científicos, ecologistas, artistas, policía, militares y periodistas, entre una docena de profesiones.

El informe constata la evolución de la sociedad a posiciones más abiertas: Ocho de cada diez españoles consideran aceptable vivir en pareja, siete de cada diez aceptan el divorcio y seis de cada diez el matrimonio entre personas del mismo sexo.

La adopción por homosexuales divide la opinión: el 43% la cree aceptable y el 41,7% lo contrario.

El estudio demuestra que, para la sociedad, la ética no está asociada de manera exclusiva a tener creencias religiosas, para un 67% hay principios éticos claros de lo que está bien y lo que está mal.

En cuanto a normas sociales básicas, hay un rechazo casi general de comportamientos como el abandono de animales, conducir en estado de embriaguez o falsear datos en la declaración de la renta.

2 comentarios:

OLED dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the OLED, I hope you enjoy. The address is http://oled-brasil.blogspot.com. A hug.

Maritza dijo...

¿Nuevos pecados?

Por todas partes veo que se dice que el Vaticano habla de nuevos pecados. No es cierto, son los mismos pecados, solo se hacen precisiones modernas.

En este articulo de Con nuestro Peru aclaran eso:

El Vaticano y el pecado, lo que la prensa distorsiona

http://www.connuestroperu.com/index.php?option=com_content&task=view&id=1689&Itemid=32