4 de julio de 2008

La maldición del oro negro

Ya saben ustedes que el precio del barril de petróleo sube como la espuma y que al final los perjudicados siempre son los consumidores. A tenor de la situación que estamos viviendo, uno no sabe bien a qué dará lugar todo esto ni tampoco por qué nadie ha explicado por qué está subiendo tanto el coste de la producción de crudo.

Para algunos diarios, como El País, el líquido elemento no deja de subir debido a un dolar débil y la desviación de compras a otras materias primas. Por otro lado, la aparición de un tiempo de "desaceleración" o "crisis" en países como Estados Unidos o nuestro propio país ha provocado la inyección de efectivo en los mercados financieros para intentar amortiguar la caída. Consecuencia: subida del petróleo y del oro.

A esto hay que añadir el aumento de la demanda de países como USA y China, por encima de la media internacional, pese a que la producción de "jugo de dinosaurio" sigue siendo similar a la de 2006 (a pesar de la demanda).

No podemos olvidar tampoco los conflictos bélicos que se dan en países como Nigeria, Irak o la situación poco amigable de Irán.

Así que todo esto, agitado un poco, da lugar a una escalada de los precios de la gasolina y el gasoil, que provoca a su vez el incremento del resto de precios de los demás productos, al depender todos del transporte para su comercialización.

Puede ser que estemos ante el principio del fin, y que si los gobiernos no actúan con premura en dar luz verde a los proyectos que representan alternativas baratas y ecológicas en el mundo del transporte (porque "haberlas, haylas") provocarán algún tipo de conflicto internacional.

He intentado hacer un ejercicio de reflexión y sólo he podido escuchar en mi silencio un verso de una canción de Nacho Cano: "A falta de petróleo no hubo amigos en el mar". Las masas son difíciles de controlar; si una simple huelga de transporte puede provocar el caos en supermercados, imagínense cuando llegue la auténtica escasez de crudo.

Es más: ¿qué será de nosotros si el petróleo y los intereses deciden seguir subiendo? ¿Qué ocurrirá cuando el petróleo escasee? ¿De qué estarán hechas los objetos que utilizamos en nuestra vida cotidiana?

No hay comentarios: