8 de julio de 2008

Noticias que repatean

No sé si a ustedes les da la misma sensación, pero cada vez que el G8 se reúne y hablan sobre el cambio climático acaban produciéndose noticias que son de risa. La última recién sacada del horno esta mañana: "El G8 plantea reducir a la mitad las emisiones de CO2 para el año 2050".

¡Fantástico! Puede, incluso, que para entonces ya ni haga falta hacer nada de eso porque lo mismo ni existimos como especie. Uno se pregunta qué clase de líderes políticos tenemos que tan insensibles se muestran ante un hecho que preocupa a la mayoría de la población de los países desarrollados; tanto que incluso está por delante de la pobreza mundial o el hambre en los países del Tercer Mundo (otro hecho lamentable, por cierto).

Mientras tanto, siguen saliendo noticias que añaden un poquito más de preocupación a los ciudadanos de nuestro entorno (bastante centrados en pagar la hipoteca y reducir el gasto mensual para ahorrar algún céntimo): ahora resulta que los flamantes televisores de plasma sueltan un gas que se filtra a la atmósfera y que resulta igual de dañino que el CO2: el trifloruro de nitrógeno (NF3). Muy bien, ahora que la mitad de los televisores que hay en los hogares están fabricados con este material "apaga y vámonos".

Siguiendo con la lista de noticias que repatean, ahí va otra: "Los europarlamentarios aprueban enmiendas-torpedo contra internet". Mejor dicho contra los usuarios de internet. El parlamento europeo pretende aprobar una ley que permitan a las operadoras controlar el contenido que es descargado por sus usuarios y advertirles de que es un contenido ilegal en el caso de que sea así. Se trata, por tanto, de vulnerar nuestro derecho constitucional a la privacidad en las telecomunicaciones y de presuponer que todos los internautas hacen un uso fraudulento de la red. En fin, es como si un inspector de correos abriese toda tu correspondencia y paquetería, la leyera y registrara para comprobar que todo lo que te llega es legal. Como dijo un paisano: "manda huevos".

Todo esto está alentado por la industria cinematográfica y musical, esa industria que dejó de ser mecenas de artístas para ser un negocio, basícamente. Ellos pretenden que no se les haga daño y lo quieren hacer persiguiendo a 2500 millones de posibles delincuentes, que a su vez son posibles clientes de sus cines o "consumidores", que no "disfrutadores", de su música y sus películas. De todas formas, ya casi nos tiene que dar igual. Inmersos en una crisis económica no vamos a tener ni para pipas, asi que tiraremos de videoclub y si no a ver "La Primera", que para eso la pagamos entre todos.

En fin, entre que los gobiernos nos joden el planeta haciendo caso omiso a la comunidad científica, que nos sumerjen en crisis económicas y energéticas y encima pretenden violar derchos constitucionales digo yo que más vale volver a la vida de antes, que se estaba muy agusto.
Pero aún así, yo no me conformo.

Seguiremos informando.

No hay comentarios: