2 de mayo de 2009

Gracias, mamá

A mi madre, porque sin sus sabios consejos no sería la persona que soy hoy (y podría haberme convertido en cualquier otra cosa).

1 comentario:

Fuen Murcianica dijo...

Que razón tienes Pablo!Si algo he aprendido en estos 31 años de vida,es que somos lo que somos GRACIAS a nuestros padres,que supieron renunciar para darnos todo lo que tenían/tienen/tendrán a sus hij@s sin esperar nada a cambio.
Todos los días tenían que ser el día de la madre/padre y espero que nos quede suficiente tiempo como para darles un trocito de felicidad ,incomparable con toda la que nos han dado ellos.