21 de mayo de 2009

¿Qué somos?

Hace unos meses (en marzo, si no me equivoco) traté este tema con un caso particular. Me refiero al aborto.

En esta ocasión, de nuevo, me veo motivado a escribir sobre el asunto porque desde el Gobierno de la Nación se pretende reformar la ley entorno a este tema e introducir algunas novedades, entre ellas que las niñas de 16 años tengan derecho a abortar sin necesidad de contar con el consentimiento paterno, ni tan siquiera la obligación de informar a sus padres de esta intervención.

Y escribo estas breves líneas para expresar mi tristeza por esta propuesta, porque creo que no se tiene en cuenta la madurez psicológica de la adolescente. Hoy en día, una niña de 16 años no tiene el mismo nivel de conciencia, experiencia o sabiduría sobre la vida que una mujer de su misma edad hace cuarenta años. Eso se puede ver a simple vista: sus intereses, sus conversaciones, sus razonamientos, las decisiones del día a día… De hecho, con esa edad necesitan de una autorización paterna firmada para ir de excursión en el instituto, para justificar sus faltas; no pueden consumir alcohol, tabaco, conducir un coche, viajar solos… y ¿de verdad pretenden que aborten solas?

Es un error permitir a una muchacha que cargue con esta responsabilidad toda su vida sin que pueda ser “convencida” para escuchar a sus padres, como consejeros.

Por otro lado, ¿qué fue de la opinión de la otra parte, los chicos (marido o novio)? ¿No cuentan?

Por último, señora Ministra de Salud del Consejo de Gobierno del Reino de España: ¿de qué se queda embarazada una mujer? ¿Qué da a luz? ¿Vacas? ¿Gatos? Los seres humanos engendran seres humanos, y eso es lo que dan a luz. Un feto de 13 semanas es un ser humano en estado fetal. No es un feto de vaca, de cerdo, de perro, de mono… Es un ser humano intrauterino, que tiene su dignidad y sus derechos, o ¿a caso no se le atiende y controla en el proceso de embarazo desde un inicio a madre y feto?

No hay otro adjetivo para definir a una mórula, a un embrión, a un feto que se desarrolle en el útero de una mujer que no sea el adjetivo “humano”.

No hay comentarios: