6 de junio de 2009

Preguntándome varias cosas

Estas semanas he seguido fielmente los programas informativos y de tertulia de la radio, como niño pequeño a su programa de dibujos preferido.

Se ha hablado de todo en estos últimos días: de los berrinches de un partido u otro sobre el traslado en transporte militar, del aborto, de las fotos de la estupenda vida del presidente de la República de Italia…

Y después de mucho oír a unos y a otros, un servidor se pregunta varias cosas : ¿por qué los políticos en sus mítines sobre las elecciones al Parlamento Europeo hablan de cualquier cosa menos de lo que tienen programado para nuestra Europa? ¿Por qué se escandaliza la gente de que un señor, un multimillonario y multioperado de setenta y dos años, presidente de un país le guste organizar fiestas para que sus amigos “restrieguen la cebolleta” en jovencitas que podrían ser sus nietas y no se escandalizan de que niñas de dieciséis años puedan abortar sin que su padre o madre sepan donde están? ¿Por qué se hace una cobertura tan grande a la desaparición de un avión en mitad del Atlántico (hecho triste y desgraciado, por cierto) y no hablan de los mil millones de personas que sufren hambre o de los 35.000.000 de muertos por hambruna al año? ¿Por qué se le sigue la pista a la gripe tipo A, día a día, y no se habla de hacer exacto el concepto de conciliación familiar (verdadero antídoto para que las familias de hoy tengan tiempo de ser familias)?

2 comentarios:

Toon dijo...

Mmmm, en mi humilde opinion... porque eso es el capitalismo.

Pablo Alcolea dijo...

Mmm... no sé, en China o Corea del Norte tampoco están mejor... Saludos.