26 de septiembre de 2009

Más I.V.A. Más caro

Se trata de una de las medidas anti-crisis anunciadas por el Gobierno de la nación durante la presentación de los presupuestos generales del Estado para el año 2010. El Impuesto sobre el Valor Añadido general pasará del 16 % al 18 %, el I.V.A. reducido del 7 al 8 % y el superreducido se mantiene al 4 % a partir del 1 de junio de 2010.

Por así decirlo, comprar un frigorífico, un pantalón, o la factura de la luz o el teléfono, por ejemplo, saldrá un 2% más caro. Y al pagar el agua, ir al dentista o comprar una vivienda habrá que sumar un 1 % más que hasta ahora.

Con este incremento, dice el Gobierno, y así publica El Mundo.es, se “prevé recaudar 5.100 millones más.” A esta política de aumento del “impuestos para todos” hemos de añadir la eliminación de aquellos 400 famosos euros de deducción del I.R.P.F.

Dice la señora vicepresidente primera del Gobierno, Mª Teresa Fernández De la Vega, que ésta es "una reforma equitativa y solidaria", recoge El País.com. Y sí, efectivamente, como está usted pensando, los precios van a subir, seremos más caros, y quien más lo va a sufrir serán aquellos que menos tienen.

Por otro lado, a quienes que se quejan, la vicepresidente les ha contestado diciendo que "nuestra presión fiscal seguirá por debajo de la media europea", que si bien es cierto, la comparación no es muy acertada, teniendo en cuenta que los sueldos en los países más avanzados de la vieja Europa son bastante superiores a la media española.

Si se aprueba en las Cortes estos presupuestos generales, vamos a ver cierto malestar entre el pueblo, poco dispuesto a que le toquen el bolsillo. Los aumentos de impuestos, digamos, cada vez son menos aceptados por la ciudadanía, en tanto en cuanto, no se llegan a ver claramente en cómo repercute socialmente. Porque, si dijéramos que se ha mejorado en gran medida los servicios sanitarios, la inversión en la educación, investigación e innovación de los cuales hoy recogemos frutos, yo diría que el trabajador de a pié no se “molestaría tanto”. Pero, qué quieren que les diga, cada vez que uno paga sus impuestos, se pregunta para qué y en qué saca han caído, porque a simple vista uno no puede apreciarlo.

Es tan solo un aspecto destacado de entre las novedades que presentan los Presupuestos Generales del Estado. Ahora nos esperan largas tertulias radiofónicas y debates televisivos sobre macroeconomía, con términos y cifras que se mezclarán cual sopa de letras y que nos tendremos que tragar, nos guste o no, como ésta.

Es una lástima que haya un foro ciudadano de discusión ágil en el cual expresar nuestras inquietudes a nuestros representantes políticos. A veces pienso que lo que les hace falta es bajarse del escaño y patear más frecuentemente las calles, para conocer de primera mano las auténticas necesidades sociales. Lamentablemente, esto solo sucede durante un corto espacio de tiempo cada cuatro años.

Fotografía: + IVA.
Autor: Pablo Alcolea (
www.flickr.com/photos/encespaico)

4 de septiembre de 2009

Error fatal

No comprendo cómo es posible condenar a muerte a una persona cuando las pruebas, los testimonios y la defensa no cuadran, ni son sólidos ni determinantes.

Esto es lo que ha pasado, según el 20 Minutos, en U.S.A., en concreto en Texas. Cinco años después de ser ejecutado por inyección letal, sale a la luz un informe que demuestra la inocencia del reo a muerte.

El señor Todd Willingham fue hallado culpable de provocar un incendio en el que murieron sus tres hijas en 1992, después de haber sido juzgado bajo las circunstancias anteriormente citadas.

No es la primera vez que pasa y, siendo así, sorprende que en el primer país del mundo, el que lidera la defensa de las libertades y los derechos humanos (me río yo de esto último), siga vigente la pena de muerte, aunque solo sea en algunos estados. Un solo error de estas características debió ser suficiente para que, iso facto, la pena capital fuera suspendida o abolida.

Ahora me pregunto si Mr. Obama moverá ficha en algún sentido. Si no fuera así tampoco sería nada nuevo, todo se puede esperar de la nación de la doble moral.

Por suerte en nuestro país, la pena máxima es la de 30 años de cárcel. La intención de la pena es la reinserción social del condenado, algo que claramente no promueve la pena de muerte o la cadena perpetua. También es cierto que en muchos casos el delito, las condiciones sociales o psíquicas del reo son poco favorecedoras de esa inserción social. Sin embargo en la mayoría de los casos, sobretodo en los que el ambiente es el que más influye, el Estado es el que más responsabilidad tiene para con la comunidad de presos.

Aun hay un atisbo de esperanza, una posibilidad mientras se puede realizar una auténtica labor de reinserción con estas personas que, un día, conscientes o no, cometieron un error fatal en su vida.

3 de septiembre de 2009

Gripe A: ¿a qué espera para probarla?

Aprovecho un hueco para escribir un poco a la par que saboreo un delicioso café expresso. Leo los periódicos y encuentro la misma tónica con el tema de odiada ya gripe A: mucho ruido y pocas nueces.

Me aventuraría a decir que a todos nos da la sensación de que esta gripe de mierda, y perdón por lo de gripe, no tiene más peligro que una gripe convencional, pero nos la quieren meter hasta en la sopa para que nos vacunemos. Porque la gripe común mata entre 1.000 y 4.000 personas cada año en España, según el diario La Razón (con ese nombre no le vamos a discutir el dato), y aquí nadie le ha hecho caso al asunto. Es más, comparando los síntomas de la gripe A con la gripe común, uno comprueba sorprendido que no es más virulenta la primera que la segunda.

Si fuera un loco “conspiranoico“ diría que la gripe A es una creación de los laboratorios farmacéuticos X para sacar al mercado lo que no se pudo vender con la vacuna de la gripe aviar, porcina o lo que sea.

Pero como no lo soy pues diré que de la gripe A todo el mundo quiere sacar tajada: la prensa no deja de avivar el fuego de una noticia que ha sido capaz de interesar a todo el mundo día tras día (y ya llevamos tiempo); la empresa de las mascarillas, que ya pensaba en contratar a Ruíz De la Prada para los modelos de “mascarilla sanitaria de fiesta”; los partidos políticos hacen sus valoraciones e intentan matizar y decir otra cosa diferente a lo que las autoridades sanitarias (nacionales o mundiales) dijeron. Y entre las informaciones de unos y el trabajo de otros, las farmacéuticas van avisando de que ya tienen en fabricación y lista para su distribución la vacuna, pero que no saben sin funcionará, porque no se ha hecho un estudio longitudinal con seres humanos.

Ante este caso da la sensación de que puede pasar cualquier cosa con esta gripe tan viajera, convertida ya en pandemia. Al final, ya verán ustedes, la cosa no será para tanto y nos habrán vendido la moto fenomenal.

Dios quiera que solo sea esto, porque el día menos pensado, un bichejo de estos nos barre de la faz de la tierra para convertirnos en una anécdota en la historia de este planeta.

1 de septiembre de 2009

Hasta las narices…

... de los correos con power points ñoños.
... de que me manden correos en inglés y aun pretendan que pique.
... de los mensajes re-re-re-re-re-re-reenviados sin ningún tipo de protección de las direcciones de correo.
... de la publicidad que promete alargar mi pene.
... de la publicidad de la Viagra más potente.
... de correos que me prometen una televisión "jamás vista" por 19,90 al mes.
... de los usuarios que te saturan el correo con 20 mail a la vez y aún pretenden que les contestes.
... de los consejos profilácticos para no contagiarte de la nueva gripe y que nadie haga nada, sin embargo, por evitar los 35.000.000 de muertos por hambre de 2008.

¿Hasta las narices? No. Hasta los huevos.