3 de septiembre de 2009

Gripe A: ¿a qué espera para probarla?

Aprovecho un hueco para escribir un poco a la par que saboreo un delicioso café expresso. Leo los periódicos y encuentro la misma tónica con el tema de odiada ya gripe A: mucho ruido y pocas nueces.

Me aventuraría a decir que a todos nos da la sensación de que esta gripe de mierda, y perdón por lo de gripe, no tiene más peligro que una gripe convencional, pero nos la quieren meter hasta en la sopa para que nos vacunemos. Porque la gripe común mata entre 1.000 y 4.000 personas cada año en España, según el diario La Razón (con ese nombre no le vamos a discutir el dato), y aquí nadie le ha hecho caso al asunto. Es más, comparando los síntomas de la gripe A con la gripe común, uno comprueba sorprendido que no es más virulenta la primera que la segunda.

Si fuera un loco “conspiranoico“ diría que la gripe A es una creación de los laboratorios farmacéuticos X para sacar al mercado lo que no se pudo vender con la vacuna de la gripe aviar, porcina o lo que sea.

Pero como no lo soy pues diré que de la gripe A todo el mundo quiere sacar tajada: la prensa no deja de avivar el fuego de una noticia que ha sido capaz de interesar a todo el mundo día tras día (y ya llevamos tiempo); la empresa de las mascarillas, que ya pensaba en contratar a Ruíz De la Prada para los modelos de “mascarilla sanitaria de fiesta”; los partidos políticos hacen sus valoraciones e intentan matizar y decir otra cosa diferente a lo que las autoridades sanitarias (nacionales o mundiales) dijeron. Y entre las informaciones de unos y el trabajo de otros, las farmacéuticas van avisando de que ya tienen en fabricación y lista para su distribución la vacuna, pero que no saben sin funcionará, porque no se ha hecho un estudio longitudinal con seres humanos.

Ante este caso da la sensación de que puede pasar cualquier cosa con esta gripe tan viajera, convertida ya en pandemia. Al final, ya verán ustedes, la cosa no será para tanto y nos habrán vendido la moto fenomenal.

Dios quiera que solo sea esto, porque el día menos pensado, un bichejo de estos nos barre de la faz de la tierra para convertirnos en una anécdota en la historia de este planeta.

2 comentarios:

therwis dijo...

puffff
yo también estoy bastante harta de la gripe esta... a ver si la cojo y no me doy ni cuenta!!

Un saludo
=)

Pablo Alcolea dijo...

Posiblemente la cojamos y ni te enteres. No soy yo de los típicos que va corriendo al médico por una gripe que se cura en casa. Otra cosa es que venga con complicaciones. En ese caso, ni me lo pienso.

Un saludo a ti también y gracias por tus comentarios.