27 de noviembre de 2009

Del doble rasero para medir

Muy brevemente:

No me parece bien que la Iglesia Católica intente manipular la decisión de unos diputados elegidos por el pueblo, que es soberano, mediante la coacción y la amenaza por votar a favor de la reforma de la ley sobre el aborto, que no place a la jerarquía eclesiástica.

No me parece bien que la iglesia haga un silencio cuando se descubre, a posteriori, que religiosos irlandeses han estado abusando sexualmente de niños y adolescentes durante años hasta hace poco y que, sabiéndolo, no se ha hecho nada por impedirlo, denunciarlo o hacerlo público.

Eso, en mi pueblo, es tener un doble rasero para medir, según convenga.

2 comentarios:

Azid Phreak dijo...

Es una falta de coherencia total, aunque desgraciadamente la Iglesia, como organización gubernamental, siempre ha pecado de eso. Lo de predicar con el ejemplo no es algo que demuestren con hechos (eso si, palabras las que quieras).

Se que siempre pagan justos por pecadores y que habrá siempre quien siga una vida admirable y ejemplar dentro del seno de la Iglesia, pero esta como institución y en líneas generales, está podrida hasta el tuétano. En mi opinión es "un partido político más": muy buenas palabras para amansar al populacho, pero yo luego hago lo que me da la gana.

En fin, una pena que valores tan recios y firmes, en principio, como los de la Iglesia, caigan debido a sus propios mensajeros.

Un saludo Pablo.

Pablo Alcolea dijo...

A ver por dónde tira la liebre. ¡Un saludo grande Azid!