28 de noviembre de 2009

Entre la Historia y la pared

Imagino que no, que aquellos que no sean de Murcia (España) no sabrán del lío en el que anda metida la Consejería de Cultura de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia y el Ayuntamiento de Murcia.

La cosa es muy fácil. El ayuntamiento murciano pretende construir un aparcamiento público de 2.650 plazas debajo de un parque (el parque de San Esteban) situado en pleno centro de la capital de la Región, entre el Palacio de San Esteban, sede del Gobierno Regional y los grandes almacenes de El Corte Inglés.

Resueltos los trámites preliminares, estudios técnicos y demás familia, se inician las obras, no sin oposición de los partidos de izquierdas, de los comerciantes de la zona y algunos vecinos.

Ya se han extraído algunos metros cúbicos de tierra cuando aparecen restos de antiguas construcciones (esto era de esperar por el emplazamiento escogido para proyectar el aparcamiento) y se detienen las obras.

Los arqueólogos inician los estudios de los restos encontrados y dan sus conclusiones: se trata de restos de la Murcia árabe del siglo XIII. Y es entonces, como resultado del estudio, cuando empieza a emerger lo que ha resultado ser el hallazgo de “un entramado urbano en dividido en dos partes: un gran barrio con algo menos de una cincuentena de casas pequeñas y un conjunto de complejos palatinos presumiblemente para hospedar a altos dignatarios de la época". “El mapa del yacimiento se completa con una gran avenida, un pequeño oratorio, la base de un minarete y una pequeña necrópolis donde no se descarta la localización de restos humanos”, según informa El País.com.

14742_1205557148127_1504618007_30796443_3020758_n

Ante esta situación parece lógico el que se conserven las ruinas encontradas, por ser parte de nuestra Historia y un descubrimiento que aporta datos relevantes sobre los límites de la capital del Reino de Murcia, amén de otros aspectos que los arqueólogos puedan detallar. Sin embargo, el Gobierno regional no parece que esté muy convencido de lo que hay que hacer y proponen sacar de ahí los restos, continuar con la construcción del aparcamiento y volverlos a colocar encima. Sí, lo que están pensando: una locura.

La sugerencia a sorprendido a propios y extraños y ha provocado un amento de las movilizaciones entre los opositores al proyecto del aparcamiento, arqueólogos, el CSIC, profesores universitarios, la Plataforma de Movilidad de Murcia y ecologistas (no olvidemos que para construir el parking se ha destruido un parque). Incluso se ha creado la plataforma “Proteger los restos arqueológicos de San Esteban (Murcia)” en Facebook que a la hora de la redacción de esta entrada contaba con 6.712 miembros (y subiendo) que apoyan la iniciativa de proteger los restos arqueológicos del jardín de San Esteban.

Aún hay más. Según informa Murcia.com miembros de la Plataforma contra el parking de San Esteban presentaron la noche del 26 de noviembre de 2.008 una denuncia en la Guardia Civil ante la sospecha de que se podría estar procediendo al desmontaje los restos arqueológicos encontrados, hecho que la Consejería de Cultura de la Región de Murcia ha desmentido, según información recogida en La Opinión de Murcia.es.

Por tanto, Murcia se encuentra, de nuevo, entre la Historia y la pared. Es como si medio siglo después volviéramos a tropezar en la misma piedra. D. Leopoldo Torres Balbas dijo refiriéndose a la destrucción de unos baños públicos andalusíes para realizar el trazado de la Gran Vía Escultor Salzillo, de Murcia, a mediados del S. XX (según Trinidad Castaño Blázquez y Pedro Jiménez Castillo en su estudio sobre “Los baños árabes de San Lorenzo (Murcia)”, publicado en Memorias de Arqueología 12):

Actualmente se trata de derribarle para abrir una nueva calle. Pero esta vía, torpemente proyectada cortando un resto monumental único, puede y debe desviarse.

 

Señores gobernantes:

Nuestro pasado nos habla. Escuchemos con atención.

 

Fotografía: Enrique Andrés, publicada en Facebook.

No hay comentarios: