27 de noviembre de 2010

Pastillas contra el dolor ajeno

Se trata de empatía, de potenciar esta capacidad de ponerse en la piel del otro.

Médicos sin fronteras ha lanzado una campaña con un producto llamado así “Pastillas contra el dolor ajeno” que se puede comprar al módico precio de 1 euro en cualquier farmacia de España.

El correo electrónico remitido por una amiga relacionada con el sector sanitario decía que se trata de unas pastillas muy especiales. “Tan especiales, que en vez de curar a quien las toma, cura a millones de personas ajenas, olvidadas, que no pueden tomar las medicinas que necesitan.”

Con la compra de estas pastillas de mentol (es lo que contiene la cajita) estamos donando 1 € para sufragar los gastos de tratamiento de enfermedades como la tuberculosis, el SIDA infantil, la malaria, la enfermedad del sueño, chagas o el kala azar que están afectando a miles de personas en África y que no tienen medios para hacer frente al coste de los medicamentos para curar estas enfermedades.

Un euro es menos de lo que nos gastaríamos en chuches para nuestro sobrino, en un café con leche o en el periódico del día.

Colabora. Es solo 1 €.

Campaña en Médicos sin fronteras:

http://www.msf.es/pastillascontraeldolorajeno/compralas.php

26 de septiembre de 2010

El baby boom del 2011

Si los cálculos no me fallan, entre los meses de marzo y abril del 2011 debe producirse en España un aumento exponencial de la natalidad en contra de las teorías sociológicas que relacionan los índices de paro con el retraso en la concepción de nuevas criaturas.

Y es que parece de lo más lógico: si ya tienes bastantes problemas con tu situación laboral actual no traigas más problemas al mundo.

Para el catedrático de Historia e Instituciones Económicas, Fausto Dopico, se ha producido un cambio en el concepto de maternidad de la mujer actual, quien ya no piensa que dar a luz ya sea un mandato divino, si no más bien una elección. Si sumamos esto a la inestabilidad económica de los jóvenes, a la precariedad laboral y la reducción de las ayudas económicas a la natalidad obtendremos como resultado un cóctel “sabrosón” con notas de desplome demográfico.

Sin embargo, existen variantes que pueden producir paréntesis en las tendencias o previsiones de las estadísticas. En julio de este 2010, la selección nacional de fútbol ganó la copa del mundial de fútbol de la FIFA. Ante un hecho tan histórico, cabe la posibilidad de pensar que quizás más parejas de las que nos imaginamos acabaron celebrándolo en algún momento de manera más íntima.

Como muestra, un botón:

El inestazo aumenta la tasa de natalidad

MundoDeportivo.es - 27/01/2010 18:34

El gol de Andrés Iniesta en Stamford Bridge (junto al 2-6 del Bernabéu), explosión de felicidad del barcelonismo, quizás no fueron un título (aunque abrieron de par en par el Barça de las Seis Copas) pero lo que sí han servido es para aumentar la tasa de natalidad en un 45% según un estudio de COM Radio.

A los nueve meses del Iniestazo, los nacimientos esta semana en los hospitales de Barcelona han aumentado un 45%. Mercedes Rodríguez, supervisora de partos del Hospital Quirón, ha explicado en el programa 'Què has dinat?' que "el personal pregunta estos días si estamos en Luna Llena y qué pasa estos días. Hemos pasado de una media de 9 y 10 partos al día, a tener 14 o 15 partos en estos últimos días".

Otras celebraciones más frecuentes y ordinarias, es cierto, dan lugar a la euforia que aumenta la libido, quizás por eso Francisco Ramón Durán Villa, declare públicamente que no crea “que la euforia porque España ganara el Mundial de Fútbol vaya a provocar un 'baby-boom' dentro de nueve meses”.

No obstante, en 2007, en Alemania, se pudo constatar el aumento de la natalidad claramente relacionada con el mundial de fútbol que se celebró en ese mismo país en el verano de 2006, a pesar de que quedara en tercer puesto. Y sin embargo:

Nueve meses más tarde: los bebés del Mundial

Alemania descubre la solución a sus bajos índices de natalidad: un Mundial de Fútbol al año y las cifras se recuperarían en poco tiempo. Y es que no hay nada como la felicidad del balompié para animar al cuerpo.

… Las clínicas alemanas se preparan para acoger el baby boom que se espera llegue el próximo abril. Y no es casualidad, dicen los médicos, que la avalancha de nacimientos vaya a producirse justo nueve meses después del evento que enamoró a toda Alemania.

Está claro que esto de alguna manera influirá de manera positiva en la economía nacional: más nacimientos supone un aumento en el consumo y en la oferta de empleo y servicios relacionados con el sector infantil.

En fin, allá va “la despedía”. Sea como sea, “los niños siempre vienen con un pan bajo el brazo”.

26 de julio de 2010

Malas prácticas periodísticas

El periodismo es un mundo fascinante, lleno para mí de cierta connotación romántica: investigación, fotos, calle, redacción… No llegué a estudiar esta carrera (me hubiera gustado) pero la vida ya tenía pensada para mí otro camino. No obstante, como diría Espinete, “nunca es tarde si la pizza es buena”. Lo tendré en cuenta para más adelante.

Hoy, me gustaría hacerme eco de una noticia que publicaba el sábado 24 de julio del presente año el diario El País. El artículo narra como la persecución mediática y administrativa de una funcionaria del Departamento de Agricultura de Estados Unidos ha resultado ser nefasta, precisamente, para la prensa y la Administración de Obama.

Les resumo mucho: una persona publica una entrada en su blog en la que presenta un vídeo de dos minutos, manipulado, sobre un discurso de la señora Sherrod en el que se daba entender de que esta mujer (afroamericana, para más señas) había discriminado años atrás a un granjero blanco por ser blanco.

Y sin pensarlo dos veces la Administración la destituyó y despidió de su cargo y muchos medios de comunicación del país, entre ellos la famosa cadena Fox, sacaron de ella provecho a base de titulares y noticias que, claramente, han sido difamatorias.

La señora Sherrod, solo después de que le invitaran a dimitir forzosamente y sin que nadie le escuchara, ha demostrado con pruebas contundentes que todo este lío ha sido un terrible error y que más bien ella dijo todo lo contrario en el discurso de 45 minutos pronunciado en marzo en Georgia en una reunión de la NAACP -la principal organización negra. El vídeo completo, el discurso escrito y el testimonio del granjero blanco, Roger Spooner, al que ella hacía referencia le dan la razón a Shirley Sherrod.

Resulta vergonzoso que ni periodistas ni funcionarios encargados de la investigación a su propia compañera hicieran algo tan esencial en su trabajo: contrastar los hechos. Nadie escuchó ni permitió defenderse a esta funcionaria cuando voluntariamente ofrecía el discurso completo por escrito.

De esta situación tendríamos que aprender todos los que hablamos u opinamos, tecleamos y divulgamos en la red.

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs y posteriormente el secretario de Agricultura se han disculpado públicamente en rueda de prensa con ella, en nombre de la Administración de Estados Unidos y se le ha pedido reincorporarse a su puesto, pero, según recoge El País, la afectada no parece que esté muy por la labor, a pesar incluso de la disculpa personal del mismísimo presidente de USA.

No es para menos.

13 de julio de 2010

Un mal arbitraje

Lo normal, lo bueno, lo ideal hubiera sido que servidor les estuviera escribiendo unas líneas para hablar de lo bien que jugó la selección española de fútbol en el campeonato mundial que se celebró estos días en Sudáfrica. Lo sano hubiera sido poder contarles lo difícil que nos resultó ganar a la selección de Holanda por su calidad, elegancia y efectividad. Y lo esperable sería que no debiéramos hablar del árbitro porque no está en su papel el ser protagonista del encuentro.

Sin embargo, en contra de lo que hacen los medios hoy, no voy a hablar de la lección magistral de fútbol que nuestra selección le ha dado al mundo mundial (como diría Manolito Gafotas) en todos sus partidos, ni de lo antideportivo, violento, estúpido y sin-sentido del juego de la selección helvética, propio de matones facinerosos y de jugadores barriobajeros (con todo mi respeto a los jugadores de los barrios bajos de cualquier ciudad que lo hacen infinitamente mejor que estos holandeses).

Hoy, mis queridos amigos, les voy a hablar del árbitro: de Howard Webb; del juez designado por la FIFA (y en qué hora) para velar por la normativa en el desarrollo del encuentro , del juez que presumía en la prensa de lo que le molesta equivocarse, de su sabiduría al afirmar que un partido perfecto es aquel en el que no se habla de los árbitros, o que se excusa por ser blando con sus hijos ante las declaraciones de su mujer, quien se preguntaba cómo podía pitar la final de la FIFA World Cup cuando era incapaz de controlar a sus hijos.

El espectáculo que el árbitro y la selección de fútbol de Holanda dieron al mundo el pasado 11 de julio fue bochornoso. Los diarios deportivos, pasada la ya euforia propia del momento, empiezan a soltar ríos de tinta y de bits (en internet, se entiende) sobre la actuación del inglés, sus consecuencias (en los jugadores y en el partido) y sobre las reacciones de los contrincantes (España, de momento no ha hecho declaraciones, ni mu ha dicho sobre el colegiado ni sobre la selección naranja).

Personas de reconocido prestigio en el mundo del fútbol, como el holandés Johan Cruyff (ex-jugador, ex-entrenador del Barça y ex-seleccionador nacional de Holanda, son muy categóricas a la hora de hablar del partido del 11 de julio: “…se puede arbitrar mal, equivocarte, pero lo que no se puede es crear tu propia justicia y, peor aún, inventarte una aplicación demasiado personal del reglamento”, dice Cruyff para El Periódico.com. Alberto de Prieto, en su blog, Periodista y colegiado, escribe: “Ayer, de tanto que se empeñó en querer hacer ver a todos que él era más capaz que nadie de interpretar lo que estaba pasando en el terreno de juego, quedó, al menos, como un tonto.

Y es que la actuación del árbitro fue penosa. Ante loimages continuos embustes, protestas, faltas, patadas, juegos peligrosos y agresiones en toda regla (denunciables ante un tribunal penal) cometidos por los jugadores de Holanda (de la que se podría decir que fue seducida por el “lado oscuro de la fuerza”) el colegiado inglés fue claramente injusto al no seguir el reglamento a la hora de sancionar estas actuaciones. Espero y deseo que la FIFA tome cartas en el asunto y compense al equipo español por el arbitraje que se administró en el terreno de juego, pese a la bien merecida victoria (aunque a la cínica selección holandesa le fastidie).

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter dijo respecto a las decisiones arbitrales en declaraciones recogidas por La Vanguardia.es : “Es el aspecto humano del juego. Si se pudiera controlar de un modo científico se acabaría el debate. Hay que aceptar los errores, tanto de los árbitros como de cualquier persona que interviene en el juego”.

Se ve que el hijo de este señor no juega al fútbol o, al menos, ningún jugador le ha plantado una patada en el pecho como la que De Jong le propinó a Xavi Alonso a la media hora de partido (me remito a YouTube para ilustrar este ejemplo o al enlace proporcionado dos párrafos arriba). No obstante, dice el rotativo español, “el próximo día 21 habrá una reunión en Cardiff (Gales) sobre el uso de la tecnología de meta y sus conclusiones serán examinadas por la IFAB (International Football Association Board) en octubre.”

A mí solo me queda felicitar a los jugadores, al entrenador y a todo el equipo técnico de la Selección Española de Fútbol por el trabajo realizado, por escribir con letras de oro en la historia del fútbol internacional el nombre de España, por demostrar al mundo la calidad de nuestros jugadores, del saber jugar en equipo, por conseguir aflorar sentimientos comunes que hacen que nos sintamos orgullosos lo que somos.

Al final va a ser cierto que “con la selección ganamos todos” y que ‘nothing is imposible’.

13 de junio de 2010

Tu vida fuera de control

Google es sin duda una de las empresas que más han aportado en la mejora y en el desarrollo de la Red. Con el principio de “céntrate en el usuario. Lo demás vendrá más tarde”, este monstruo del ciberespacio ha marcado tendencias, obligado a sus competidores a invertir más en investigación e innovación para ofrecer a los internautas mayores y mejores servicios, soluciones que nos hagan la vida más fácil, que conviertan a internet en la herramienta perfecta para la vida…

Pero, ¿hasta qué punto esto es bueno? Google corre el peligroso de monopolizar internet, o lo que es lo mismo, de albergar en sus entrañas demasiada información: Gmail, Youtube, Picasa, Google Maps, Earth, Wikipedia, Google Noticias, Blogger, Google Books, iGoogle, Docs, Calendar, Google Wave, Chrome, Google Buzz, Android, ahora también Google TV… Realmente lo que estamos haciendo es poner en los servidores del gigante de California nuestra propia vida. Un móvil con sistema Android (muy intersante, por cierto) sincroniza automáticamente los contactos del mismo con la cuenta que el usuario tiene en Gmail, sincroniza el calendario del móvil con el de su cuenta en internet, con Facebook, con Twitter, dando mucha información a quien sepa o pueda hackear los sistemas “guglerianos”. Y ni siquiera hace falta eso: hoy en día, si te roban o pierdes un móvil de última generación lo que sucede es que estás vendido porque cualquiera puede saber de ti en unos minutos más de lo que tu propia madre ha tardado toda una vida. No hace falta ser muy listo, basta con unir algunos cabos.

Pasa lo mismo con las redes sociales tales como Facebo4592771553_095f1fe8eaok, Tuenti, Twitter, Hi5, Myspace o Youtube; incluso con las que pueden parecer menos peligrosas, como Flickr. El texto que regula las condiciones de privacidad es aceptado por el usuario a pies juntillas, sin pestañear y sin leer ni siquiera hasta la primera coma, algo que de hacerse asustaría a más de uno. En cuanto a las configuraciones de seguridad y privacidad de las cuentas ocurre básicamente lo mismo. La mayoría de los usuarios tocan apenas estos parámetros, abriendo puertas a cualquiera a su información personal. Si no, hagan la prueba. Tecleen su nombre en Google, el de su perfil de Facebook o de la red social que tengas, a ver qué les aparece. Seguramente, sino han ajustado bien las opciones que le indican quiénes pueden tener acceso a sus fotos, a su correos electrónicos, a sus fechas de nacimiento, a sus lugares de residencia y al de sus amigos, todo eso aparecerá publicado en los buscadores de internet. Y, díganme, si ustedes fueran una empresa en proceso de selección de personal, ¿contratarían a una persona que aparece fotografiado o filmado en actitudes poco presentables o irresponsables en internet, por ejemplo?

Es más, cada vez está más en discusión la auténtica privacidad de nuestros datos. De hecho, personas dedicadas al mundo del posicionamiento en internet y estudiosos de las redes sociales constatan que éstas venden datos sensibles a terceras empresas para que a su vez éstas puedan hacer negocio. Facebook, sin ir más lejos, ha sustituido el “Hazte fan” por el “Me gusta” que está conectado a una nueva aplicación (Open Graph) que recopilará más información, si cabe, sobre los hábitos en internet que pueden ser de mucha utilidad para las empresas que deseen disparar publicidad segmentada a sus posibles consumidores.

Y por si esto no fuera poco, no hace mucho advertí entre la bandeja del correo spam de mi buzón electrónico un intento de phishing, de estafa, que pretendía hacerse con mi login y password de una supuesta cuenta en Facebook. Nos han alertado mucho sobre el robo de claves de cuentas bancarias pero no han alertado nada sobre los intentos del robo de claves de cuentas de redes sociales; algo peligroso para los más jóvenes, quienes no tienen definido todavía el peligro que supone todo esto. Imaginen lo que los estafadores podrían hacer con toda la información privada que las personas vierten en los perfiles de las redes sociales.

Nuestros adolescentes son las grandes víctimas de todo esto. En un reciente estudio publicado en 2009 por el Instituto Nacional de Estadística de España, el 54 % de los hogares españoles disponían de conexión a internet, pero el porcentaje de niños y adolescentes en edad escolar que afirmaban navegar por la red era del 85,1 %. Y estos niños y adolescentes se fotografían y filman, comparten por correo electrónico o cuelgan en la red información de carácter privado sobre lo que hace, dónde viven, con quién van, imágenes suyas o de otros amigos que, aún siendo políticamente correctas, son constitutivas de peligro. ¿Y quién controla lo que hace mi hijo con la cámara del móvil que le regalé por su duodécimo cumpleaños, con el ordenador que le compré por su decimoquinto cumpleaños, con la cámara de fotos digital que le trajeron los Reyes de Oriente, con la webcam que le regaló su tía que vive en Cantabria por su decimosexto aniversario, con el nuevo móvil táctil que le compré por aprobar la segunda evaluación?

Así pues, y para concluir, deberíamos hacer una reflexión sobre hasta qué punto es posible llegar sin violar las leyes que protegen la vida de los ciudadanos en cualquiera de los ámbitos de la misma; y si fuera preciso, deberíamos instar a los Gobiernos a promulgar decretos que blinden aún más el derecho inalienable del ser humano a la intimidad, el derecho al control de su propia vida, a no ser que a los Gobiernos no les interese…

Fotografía: “Redes”. Autor: Pablo Alcolea

12 de junio de 2010

El chocolate del loro

Todo el mundo (en televisión, en la radio) está utilizando esta frase que yo, ignorante confeso, hasta hace pocas semanas no había oído antes. Así que, cerciorándome de que no había error ninguno en la dicción de quienes la empleaban, decidí buscar el significado de esta frase, y después de “guglear” conseguí una explicación convincente: ésta viene a hacer referencia a la conclusión a la que llegó una familia aristocrática tras pensar en cómo podrían reducir sus gastos (¿les suena?): solo se podían ahorrar la ración de chocolate del loro.

A mí me sorprende un poco cuando se habla de que reducir pequeños gastos es hablar del chocolate del loro, es decir, que no suponen realmente un esfuerzo en el ahorro y que no sirven para nada. Permítanme que responda a esta frase hecha con otra que dice mi madre: “gota a gota se hace un cirio pascual”.

Una gota, por ejemplo, el mundial de fútbol que se está jugando ya en Sudáfrica. ¿No estábamos en crisis? El pasado 8 de junio 35.000 personas abarrotaron el estadio de la Nueva Condomina, en Murcia, para ver a la selección española de fútbol jugar contra la de Polonia. Vamos a ver, ¿para esto no hay crisis? Sigo con la selección. ¿Cuánto cuesta, por persona y día, la estancia en el país sudafricano? ¿Cuánto cuesta cada jugador, el entrenador, los técnicos, el médico, el fisioterapeuta, el cocinero, el estilista, los directivos de la federación, etc? Nunca ganamos el mundial de fútbol, no pasamos de cuartos, pero este año seguro que ganamos. Razón: los casi 600.000 € de prima que les han prometido a cada uno de los jugadores españoles. Permítanme otra vez, yo no veo la crisis.

Otra chocolatina: la subida de un 4% en la factura del servicio de energía eléctrica. ¿No están ya bastante jodidas las familias? ¿Realmente es necesario aumentar ese porcentaje, por pequeño que sea? En una factura media, puede que llegue a estar entre 4 y  6 € más al mes, un dinerillo que se puede invertir en otras cosas que pueden sacar de un apuro a cualquiera: el pan de una semana, por ejemplo.

Tabaco y alcohol subirán sus impuestos (mira, me alegro haber dejado el hábito del cigarrillo, aunque me cueste algo más la cervecica). Lo mismo hay quien se atreva a dejar de fumar y consuma menos o ninguno alcohol. Desde luego, quien con estos precios siga consumiendo una cajetilla diaria a razón de 3,40 de media va a ver mermada su economía en casi 100 €, sólo fumando. Por otro lado, si los bares aplican la subida a los precios de las copas se van a encontrar con un efecto rebote: promoción del botelleo (que no botellón, que ya hemos dicho que eso es una botella grande) y descenso claro del consumo en pubs y discotecas. El verano es muy proclive a eso: atentos. Así que si nos ahorramos “pelas” en tabaco y alcochol nos lo agradecerá el bolsillo y la salud (amén del los servicios sanitarios).

Y, entre muchas, ésta (es que tengo sueño): incremento de las inspecciones de Hacienda. Pongamos en la calle a 5000 inspectores/as que vayan sacando el dinero en B que hay repartido por el país. Hagamos las cosas legalmente.

El chocolate del loro ayuda: gota a gota se hace un cirio pascual.

9 de junio de 2010

De mal en peor

Como una tormenta de verano, repentina y espectacular, la crisis se agudiza en nuestro país.

El Consejo de Gobierno aprobó hace unos días un rosario de medidas que pretenden reducir el déficit, las más escandalosas: la congelación de las pensiones, reducción del sueldo de funcionarios y congelación salarial para los mismos y recortes en gasto social. Impensable hace unos meses. Meses atrás anunció la subida del IVA. Además, la semana que viene se ha de fraguar una reforma del sistema laboral, que si no llega por acuerdo entre sindicatos y patronal acabará siendo impuesta por el Gobierno.

40W izquierda_845x1118Y por si fuera poco, los periódicos no dejan de escupir noticias que causan estupor y el desesperanza entre los ciudadanos:

Diario ABC

“Zapatero, dispuesto a reducir la estructura del Gobierno”

Diario El País

“España deberá hacer más ajustes en 2011 si es preciso”

Diario El Mundo

“El Banco Mundial ve la economía española muy grave' y con el desempleo muy algo”

Radio Televisión Española

“Industria propone subir la tarifa eléctrica, lo que aumentaría un 4 % el recibo de la luz”

Llegados a este punto en el que parece que todo está mal me pregunto si alguien tendrá la certeza (y me refiero a alguien con autoridad) para señalar a los culpables de esta situación tan desagradable que ha llevado a tomar medidas similares en numerosos países de nuestro entorno y que ha afectado de manera particular a cada uno de estos. El milagro de la economía española fue humo, un buen sueño que ahora se torna pesadilla.

¿Será éste el fin del actual sistema económico? ¿Será el momento de proponer un nuevo sistema que relegue a los libros de historia al capitalismo? ¿Será ese el inicio de una nueva forma de concebir el mundo? ¿Será en 2012, como vaticinaron los mayas? (ésta última ya es de coña).

De lo que estamos seguros es de que es el momento de arrimar el hombro, unos (los trabajadores públicos) ya lo hacen obligados por la Administración a la que se deben. Bancos y empresas deberán pensar en cómo hacer para no hundir este barco en el que viajamos todos. Apelemos a la responsabilidad de todos los ciudadanos. Pongamos en común los talentos y salgamos de ésta. Después ya llegará el momentos de ajustar cuentas.

Foto: "40 W". Autor: Pablo Alcolea

8 de junio de 2010

Hablando de otra cosa

Les iba a hablar de la crisis, pero como de eso ya hablan demasiado y mejor que yo todos los días les contaré una chorrada, que últimamente es lo único que sale por mi boca.

El viernes pasado regresé a casa después de una larga jornada de trabajo. Al salir de coche me di cuenta de que me había subido algo a la acera. Decidí en ese momento arrancar de nuevo el auto para dejarlo en mejor posición. Sin embargo, al girar la llave mi coche no arrancó. Entre el leve “cloc” que escuché y que en mi coche todo es electrónico (todo ese todo dejó de funcionar) yo no daba ya más de mí.

A las cuatro menos cuarto de la tarde, sin comer y con el sol murciano allá en lo alto, llamé a mi padre antes que a la grúa (esto es recomendable porque los padres siempre saben de todo). Entre los dos comprobamos que no se trataba de nada liviano, como un fusible o algo así y rezamos para que fuera cosa de la batería, pues nada electrónico funcionaba, ya saben.

Comprobamos con satisfacción y con la inestimable ayuda de 115 € que la batería se había quedado “terminaíca”1, como nos dijo nuestro mecánico de confianza que vino a asistirnos in situ. Pero con el cambio de batería, la radio se ha quedado bloqueada y hay que insertar un código. Está bien esto, si te la roban no podrán hacer uso de ella porque no tienen el número secreto, es más, fíjense si es tan secreto que yo, que soy el propietario del coche ni siquiera tengo el número.

Durante el fin de semana y hasta el lunes, incluido, he tenido que funcionar con mi iPod como radio-cd (aunque se escuchaba bajito) y me ha dado tiempo a pensar; acostumbro a escuchar mucho la radio, así que se puede deducir que no pienso mucho (en el coche). Como el sábado el equipo del taller del concesionario tenía carácter de guardia, según me dijeron por teléfono,   no lo pude solucionar. Así que el lunes decidí ir hasta allí para que me solucionaran el problemilla (según los foros de internet en un momento, según los del taller en 25 minutos). Mas no pude siquiera meter el coche al taller. La chica de la recepción me dijo que eran las 18:50 y que ellos cerraban a las 19:00, y que como mucho los mecánicos se iban a las 19:10 h.

Con cara de “me he recorrido 22 km para nada, me he dejado cosas a medio hacer para esto y venga ya, no me lo creo”, me despedí de la recepcionista. De nuevo de camino a casa, y sin poder usar la radio, me dio por pensar que en mi trabajo tenemos que ser algo primos cuando nos quedamos hasta cuando sea necesario para acabar en el plazo estimado la tarea en cuestión (como en muchos trabajos) o atendiendo a las personas que recurren a nosotros aunque no sea en el horario establecido.

Y pensé también que, imagino, recibirán montones de visitas de última hora al cabo de la semana y que en algún momento han de poner el freno al asunto. Sin embargo, nunca se tiene que olvidar las circunstancias de la persona, porque en los negocios lo importante no debería ser la satisfacción del cliente, si no que en los negocios, como en la vida, lo importante ha de ser la persona.

Dedicado a los mecánicos, en cuyo trabajo ponemos cada mañana nuestras vidas.

1 Terminaíco: terminado, vacío, agotado, cansado.

17 de mayo de 2010

Magia potagia

Queridos amigos:

No encuentro mucho tiempo para escribir, debido al trabajo. Diremos que, con los tiempos que corren, eso es bueno.

Así que seré breve en mi intervención. Tan solo unas líneas para compartir un vídeo que a más de uno le gustaría saber hacer delante del mostrador del banco.

Que pasen una buena semana.


21 de marzo de 2010

33 MB

Antes de comer he encontrado un hueco para consultar mi correo. Es algo que hago varias veces al día, para ser diligente en la comunicación con los remitentes de las comunicaciones recibidas. Sin embargo, en muchas ocasiones, estarán conmigo de acuerdo en eso, el correo electrónico recibido suele ser de contenido bastante liviano y de difícil credibilidad, aunque cargado de buenas intenciones. En la mayoría de las veces, en estos últimos, se tratan de hoax, es decir, de bulos que no tienen otra finalidad que la de propagarse. No hay ánimo de lucro ni intención de fraude, pero ocupan espacio en el disco duro y roban mucho tiempo al que los lee.

Por favor, no saturen los correos de sus amigos o compañeros con e-mails ñoños, pseudograciosos, trágicos, con maldiciones o bendiciones condicionadas, etc. No le hagan perder el tiempo en leer uno a uno los 19 correos que reenvían sin pestañear, sin saber a quién y con las medidas de seguridad precisas.

Por favor, no saturen los ordenadores, las cuentas de correo de sus familiares, amigos o compañeros con 33 mb de correos que pueden gustarles o no. Antes bien, inviertan el tiempo utilizado en escribir una carta electrónica original, dedicada y pensada para esa persona.

3 de marzo de 2010

0_0

Permítanme que me eche algunas gotas de colirio.

No salgo de mi asombro por un supuesto comentario que un representante de la CEOE (D. José de la Cavada, el director de Relaciones Laborales de la Confederación) lanzaba en los pasillos de las Cortes a propósito de una posible modalidad de contrato para fomentar el crecimiento del empleo en los jóvenes. Se trata, al parecer, de un ejemplo (eso al menos es lo que dicen hoy).

El contrato en cuestión “afectaría a los jóvenes de hasta 30 años, no daría derecho a prestación por desempleo, no habría indemnización por despido, duraría entre seis meses y un año y no comportaría cotizaciones empresariales a la Seguridad Social.” (El País.com).

imageA pesar de que este modelo ya funciona en Francia es, sin duda, una vuelta atrás en los avances en los derechos de los trabajadores, de los ciudadanos. Es indignante que pensamientos de este tipo salgan a la luz, cual globo sonda, y sean pronunciados con clara entonación de propuesta.

Personalmente creo que lo que proponen es cero derechos para el joven trabajador y cero obligaciones para el empresario, lo que ocasionaría abusos por parte del contratante, mediante la amenaza de despido o la coacción. Y cuando digo abusos pienso, por ejemplo, en horas extras mal pagadas (o no pagadas), modificación del calendario laboral y de la jornada sin aviso previo, despido injustificado, desentendimiento en caso de accidente etc.

El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, dice ahora que la patronal no ha puesto sobre la mesa ningún contrato para jóvenes” -se escribe en el diario El Mundo.es-. “Era sólo un "ejemplo" y que "no está sobre la mesa ni se va a poner sobre ella".

Y que no se atrevan, porque, al margen de que dudo mucho que un gobierno (cualquier gobierno de este país) aceptara tal propuesta (a pesar de que Francia y su Revolución hayan caído en la trampa y sus jóvenes estén cogidos por los huevos), los sindicatos tampoco se quedarían quietos (como hasta ahora). De hecho, los jóvenes de la UGT de Cataluña se concentrarán mañana, a las 19.00 horas, frente la sede en Barcelona de la patronal Foment del Treball, adscrita a la CEOE, para protestar por la propuesta de contrato para jóvenes de la patronal española con  un "repique de nalgas", al estilo Braveheart (imagino).

Los sindicatos han pasado de tocarse los cojones a tocarse el culo. La verdad es que no hay mucha diferencia. No sé si servirá de algo, pero al menos será una protesta diferente.

Viñeta: Forges.

9 de enero de 2010

Continuando con el post anterior

Iba a contestar el comentario que hacía en el post anterior mi amigo Azid Phreak , coautor del blog “El Rincón de los Niños Perdidos” (por favor, no pueden cerrar su navegador de internet sin visitar este fantástico blog sobre cine). Sin embargo el café me ha despejado algo más la mente y aquí me encuentro, tecleando para todos ustedes.

Le contestaba (le contesto) al Mr. Phreak, persona de palabras exactas, que son los cantantes, precisamente, los que menos ganan con la venta de discos. Si no me equivoco, discográfica, productores e intermediarios se reparten realmente el pastel de las ganancias provenientes de la venta de discos. El porcentaje para autores e intérpretes es mínimo. Donde realmente hacen caja los cantantes es en los conciertos, donde no muchos, por cierto, dan el cayo (aquí se descubre el maquillaje que técnicos de sonido han de emplear en los estudios y que oculta la realidad). A los directores y productores de películas no les pasa tal cosa, sus ingresos dependen exclusivamente de la venta de entradas para las salas de cine y de la puesta en el mercado de las copias en DVD de sus creaciones.

Y como ven, todo este entramado ha empezado a complicarse con la llegada de internet, que ha revolucionado las telecomunicaciones del tal manera que, como alguien decía por ahí (no recuerdo bien si Enrique Dans o José Ramón Chaves), ni siquiera la mismísima Constitución española del 78 podría prever.

De la actual situación, podemos sacar varias conclusiones:

  • Que en verdad la SGAE tiene toda la razón: hay que proteger los derechos de los autores, quienes han hecho un trabajo y tiene que ser protegido del hurto.- Una persona que dedique dos años de su vida en escribir un libro, componer un disco, escribir un guión o rodar una película, pintar un cuadro… se dedica a hacer arte y a venderlo para poder vivir. En el caso de los pintores lo tienen “muy chungo”: hacen obras únicas, por eso se venden tan caras, y su cotización varía con el tiempo, a veces el precio lo pone el autor, otras veces, la mayoría, sus herederos o coleccionistas (que esperan a que el pintor esté bien muerto para hacerlo, claro). En el cine, la música o la literatura, uno paga un precio por disponer de una copia del “arte” de estas personas. Lo que pasa es que la mayoría de las veces el precio no se corresponde con la calidad de la obra y con la exclusividad de la misma. Quizás por eso, los consumidores se sienten algo estafados cuando pagan 8 € por una película mala, o 18 por un disco de una cantante que está donde está por sus tetas.
  • Que la producción de discos y películas dan trabajo a otras gremios.- Personas dedicadas al diseño, a la fotografía, al marketing y publicidad, a técnicos de imagen y sonido, a transportistas… Ahora también a informáticos.
  • Que copias de discos y películas siempre han existido. Todo el mundo ha recibido una copia en casete, o en cd, de ese disco que tenía el primo o el amigo que tanto le gustó y que tan amablemente aquel le proporcionó. Pero, sin embargo, nadie hacía negocio de ello, es más, era solo una manera de aguantar hasta que se tuviera “las pelas” suficientes para comprar el original.
  • Que la SGAE ha acusado a todo el mundo de cometer un delito contra la propiedad intelectual (o de ser un delincuente en potencia) por el cual ha de ser compensada.- Y he aquí que se extiende el famoso canon al resto de formatos digitales. Porque según la SGAE todo el mundo podría contener de forma ilegal una copia de una creación con derechos de autor en un dispositivo de almacenaje masivo.

    Así que, mandando a tomar viento (perdonen la expresión) el principio de presunción de inocencia, derecho fundamental para una adecuada práctica penal, por cierto, todos las personas que compramos un ordenador para hacer nuestras propias creaciones de documentos, música, libros; aquellos que compramos memorias en tarjeta para hacer nuestras fotos, nuestros vídeos, todas las personas que hemos hecho una adquisición de cds para salvaguardar de posibles catástrofes nuestros documentos informáticos le pagamos a la SGAE, queramos o no, una cuota por cada cd, dvd, disco duro, tarjeta de memoria, pen drive, mp3 o minidisc que adquiramos, a pesar de no cometer ningún delito.
  • Que nosotros pagamos la resistencia de discográficas y productoras a cambiar el sistema de distribución de sus productos.- Porque supone un riesgo (no sé si está calculado o no) que llevaría a tener pérdidas durante años. La descarga legal, tal cual se hace, por ejemplo en iTunes, ha demostrado ser efectiva, segura, más barata para el consumidor y más generadora de ingresos. Sin embargo, no a todo el mundo le gusta este formato, o dispone de una cuenta en estas plataformas, o quiere dejar datos, o tiene conexión a internet (la conexión más cara y lenta de toda la EU; ya hablaremos de eso). En fin, que entre unas cosas y otras, un disco en concreto de un grupo internacional cuesta una media de 7 € más en España que en USA. Para más inri, en Estados Unidos, webs como Amazon te permite la compra del disco en formato mp3, a una media de 10 € más barato de lo que aquí te puede costar una copia en cd.
  • Que la SGAE está exigiendo un trato de favor al pedir medidas urgentes tras la denuncia de supuestos delitos contra la propiedad intelectual.- D. José Ramón Chaves lo denuncia muy bien en un artículo titulado “Del intolerable parcheo de un reglamento ilegal contra las descargas ilegales”. Cito textualmente:

La propiedad intelectual no es una propiedad privilegiada respecto del resto de la propiedad clásica. No hay razones por las que el granjero al que le hurtan una vaca, se ve obligado a denunciar el hurto o a demandar civilmente al supuesto cuatrero, mientras que en cambio, un autor que sospeche que le están esquilmando en sus derechos podrá contar con una vía privilegiada para garantizarlo consistente en que la Administración hará el trabajo de forma gratuita y expeditiva.

En definitiva, como decía Mr. Phreak, aún nos podrían cobrar un canon directo al espectador por ir al cine, por escuchar música en el coche o por tararear una canción. Y como se diría en “El jovencito Frankestein”: “Podría ser peor. Podría llover”.

En esas estamos

Ea, que no lo digo yo, que lo argumentan personas más cualificadas como José Ramón Chaves García, a la sazón, juez de de lo Concencioso-Administrativo en ejercicio.

Así que, como yo no me hubiera podido explicar mejor, y sin ánimo de desvirtuar las explicaciones que se exponen en sus publicaciones, les invito a que lean el artículo y se den por enterados de lo que parece ser y es una estratagema para dar privilegios a ciudadanos y no ciudadanos de España con propiedad intelectual frente a aquellos con propiedad clásica.

Yo, por mi lado, regaré esta nota con un fragmento del especial Nochevieja de José Mota.

Ahí queda eso.