3 de marzo de 2010

0_0

Permítanme que me eche algunas gotas de colirio.

No salgo de mi asombro por un supuesto comentario que un representante de la CEOE (D. José de la Cavada, el director de Relaciones Laborales de la Confederación) lanzaba en los pasillos de las Cortes a propósito de una posible modalidad de contrato para fomentar el crecimiento del empleo en los jóvenes. Se trata, al parecer, de un ejemplo (eso al menos es lo que dicen hoy).

El contrato en cuestión “afectaría a los jóvenes de hasta 30 años, no daría derecho a prestación por desempleo, no habría indemnización por despido, duraría entre seis meses y un año y no comportaría cotizaciones empresariales a la Seguridad Social.” (El País.com).

imageA pesar de que este modelo ya funciona en Francia es, sin duda, una vuelta atrás en los avances en los derechos de los trabajadores, de los ciudadanos. Es indignante que pensamientos de este tipo salgan a la luz, cual globo sonda, y sean pronunciados con clara entonación de propuesta.

Personalmente creo que lo que proponen es cero derechos para el joven trabajador y cero obligaciones para el empresario, lo que ocasionaría abusos por parte del contratante, mediante la amenaza de despido o la coacción. Y cuando digo abusos pienso, por ejemplo, en horas extras mal pagadas (o no pagadas), modificación del calendario laboral y de la jornada sin aviso previo, despido injustificado, desentendimiento en caso de accidente etc.

El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, dice ahora que la patronal no ha puesto sobre la mesa ningún contrato para jóvenes” -se escribe en el diario El Mundo.es-. “Era sólo un "ejemplo" y que "no está sobre la mesa ni se va a poner sobre ella".

Y que no se atrevan, porque, al margen de que dudo mucho que un gobierno (cualquier gobierno de este país) aceptara tal propuesta (a pesar de que Francia y su Revolución hayan caído en la trampa y sus jóvenes estén cogidos por los huevos), los sindicatos tampoco se quedarían quietos (como hasta ahora). De hecho, los jóvenes de la UGT de Cataluña se concentrarán mañana, a las 19.00 horas, frente la sede en Barcelona de la patronal Foment del Treball, adscrita a la CEOE, para protestar por la propuesta de contrato para jóvenes de la patronal española con  un "repique de nalgas", al estilo Braveheart (imagino).

Los sindicatos han pasado de tocarse los cojones a tocarse el culo. La verdad es que no hay mucha diferencia. No sé si servirá de algo, pero al menos será una protesta diferente.

Viñeta: Forges.

No hay comentarios: