9 de junio de 2010

De mal en peor

Como una tormenta de verano, repentina y espectacular, la crisis se agudiza en nuestro país.

El Consejo de Gobierno aprobó hace unos días un rosario de medidas que pretenden reducir el déficit, las más escandalosas: la congelación de las pensiones, reducción del sueldo de funcionarios y congelación salarial para los mismos y recortes en gasto social. Impensable hace unos meses. Meses atrás anunció la subida del IVA. Además, la semana que viene se ha de fraguar una reforma del sistema laboral, que si no llega por acuerdo entre sindicatos y patronal acabará siendo impuesta por el Gobierno.

40W izquierda_845x1118Y por si fuera poco, los periódicos no dejan de escupir noticias que causan estupor y el desesperanza entre los ciudadanos:

Diario ABC

“Zapatero, dispuesto a reducir la estructura del Gobierno”

Diario El País

“España deberá hacer más ajustes en 2011 si es preciso”

Diario El Mundo

“El Banco Mundial ve la economía española muy grave' y con el desempleo muy algo”

Radio Televisión Española

“Industria propone subir la tarifa eléctrica, lo que aumentaría un 4 % el recibo de la luz”

Llegados a este punto en el que parece que todo está mal me pregunto si alguien tendrá la certeza (y me refiero a alguien con autoridad) para señalar a los culpables de esta situación tan desagradable que ha llevado a tomar medidas similares en numerosos países de nuestro entorno y que ha afectado de manera particular a cada uno de estos. El milagro de la economía española fue humo, un buen sueño que ahora se torna pesadilla.

¿Será éste el fin del actual sistema económico? ¿Será el momento de proponer un nuevo sistema que relegue a los libros de historia al capitalismo? ¿Será ese el inicio de una nueva forma de concebir el mundo? ¿Será en 2012, como vaticinaron los mayas? (ésta última ya es de coña).

De lo que estamos seguros es de que es el momento de arrimar el hombro, unos (los trabajadores públicos) ya lo hacen obligados por la Administración a la que se deben. Bancos y empresas deberán pensar en cómo hacer para no hundir este barco en el que viajamos todos. Apelemos a la responsabilidad de todos los ciudadanos. Pongamos en común los talentos y salgamos de ésta. Después ya llegará el momentos de ajustar cuentas.

Foto: "40 W". Autor: Pablo Alcolea

No hay comentarios: