5 de enero de 2011

Sin malos humos

Ha llegado el 2011 como elefante en cacharrería: con gran ruido y torpeza.
 
A mi regreso a España ha sido agradable encontrar que entraba en vigor la reforma de la Ley Antitabaco, la consabida norma que prohíbe fumar en lugares públicos cerrados, en las cercanías de centros educativos, zonas infantiles en parques, centros de salud u hospitalarios… En fin, lo detalles ya se los conocen de sobra.
 
Me pareció encontrar cierto miedo a la reacción  de la clientela de los3320376270_55d8b61e5e restaurantes y lugares de copas. En Irlanda o en Italia, donde ya funciona esta ley desde hace unos años, no hubo mucho problema, el mismo día de su entrada en vigor, los irlandeses se fumaban los cigarrillos en la puerta del pub y los italianos remataban la cena (quien gustara) con un pitillo en la calle.
 
Apurando mis últimos días en la capital irlandesa, me daba cuenta casi con sorpresa de lo  fantástico que era volver a casa, después de una noche de “fiesta” (lo entrecomillo porque creo que como las fiestas de España no hay ninguna) y no oler a tabaco en la ropa. Poder dejar la chaqueta sobre la silla y utilizarla al día siguiente como en cualquier otro día me pareció, de repente, una gozada.
 
Para mi satisfacción, como fumador que dejó de fumar hace un par de nocheviejas, compruebo como la gente se adapta rápidamente a la nueva situación y cómo, además, aquellos que ven vulnerados sus derechos y violada la ley denuncian, aunque a algunos les cueste la salud más directamente:
www.rtve.es / Agencias - Cáceres
04/01/2011
Agreden al dueño de un bar de Cáceres tras mediar en una pelea por el tabaco
Quizás para estos que no se han enterado, no se quieren enterar o no pueden controlar el mono, los laboratorios farmacéuticos han atiborrado las reboticas de las farmacias con una amplia oferta de remedios para ayudar al sufrido fumador a desprenderse de este hábito. Muchos aprovecharán la reciente subida del precio de las cajetillas de tabaco (menudos cuartos me he ahorrado) y la seriedad de las medidas recogidas en la normativa actual para cambiar su estilo de vida por otro más saludable.
 
Naturalmente, hay quien se declarará en rebeldía y se niegará a aplicar esa ley en su local, por ser un negocio privado, como es el caso de un asador de Marbella, y además habrá que esperar para comprobar cómo se comportarán otros locales como los salones de banquetes, o lo bares que ha decidido reconvertirse en un “club de fumadores”, siguiendo la estela de una cafetería de Orense.
 
No obstante, mientras no prohíban a la gente fumar en sus casas, como pasa en algunas comunidades de vecinos en Estados Unidos de América, la cosa irá bien. Si no lean lo que rescataba L’Absurdi Diari, de La Vanguardia del 01/05/2002
 

Aunque no andamos lejos, según aparecía el 26/12/2010 en El Comercio Digital, de Asturias:

Prohibido fumar en el portal del edificio
¿Dejaremos de lavar casi inmediatamente los jerséis, los abrigos, las bufandas después de salir a tomar unas copas? En mi opinión: es posible.
Buenas noches y buena suerte.
Foto: Pablo Alcolea - www.flickr.com/photos/encespaico

No hay comentarios: